El transporte por carretera aporta más de 22.000 millones de euros al Estado

Un estudio realizado por la Fundación Francisco Corell, de la Asociación de Transporte Internacional por Carretera (Astic) revela que el sector del transporte de mercancías soporta una elevada presión fiscal, no sólo por la fiscalidad general, sino también por la específica. En el periodo 2005-2012, la presión fiscal para el transporte aumentó casi un 16%.

En fiscalidad específica, hay cuatro impuestos que los transportistas deben pagar cada año: el Impuesto General sobre Hidrocarburos, el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, diversas tasas (ITV, revisión de tacógrafo y autorizaciones) y el Impuesto Especial sobre Determinados Medios de Transporte.

Sólo en el apartado «combustible», los usuarios pagan un 50% del precio del gasóleo en impuestos. En el estudio se refleja que todos lo impuestos específicos han aumentado desde 2005 hasta 2012, fecha de los últimos datos analizados.

Para los autores del estudio, en el periodo 2005-2012 se han perdido casi 119.000 empleos en el sector del transporte de mercancías por carretera, lo que supone un tercio del empleo directo de un sector muy intensivo en mano de obra.

Fuente: Etrasa