Existen varias alternativas para transportar las bicicletas con seguridad en cuatro tipos de portabicicletas:

De techo: Dejan libre acceso al maletero y completa visibilidad. Su coste es reducido (no sobrepasa los 150€) pero afectan a la aerodinámica del vehículo, incrementando el gasto de combustible. Tenga en cuenta el peso de las bicis, ya que hay que elevarlas hasta el techo del vehículo.

De portón: Son económicos y sirven hasta para 3 bicis, pero obstaculizan la visibilidad. Se fija mediante cinchas al portón del maletero y, por tanto, no permiten el acceso a este. Además, tenga en cuenta el modelo para que se adecúe a su vehículo. Al instalarlo, tenga cuidado de que las bicis no tapen ni la matrícula ni los pilotos traseros.

De enganche: También se conoce como «de bola«. Permiten acceder al maletero aunque estén colocadas las bicis y es fácil cargarlas. Exige la instalación de un enganche de bola.

De remolque: Son los recomendados para quienes necesiten transportar muchas bicicletas (hasta 7) y necesitan tener instalada una bola de remolque.

PRECAUCIONES AL LLEVAR BICICLETAS

– Asegúrese de que la placa de matrícula y los pilotos traseros son visibles. Si no lo son, debe instalar una placa supletoria con la matrícula y luces para el portabicicletas.

– Las bicicletas no pueden sobresalir lateralmente. Si sobresalen, deben desmontarse para transportarlas.

– Cuando las bicicletas sobresalgan por detrás, debe ir señalizada con la señal V-20.

Si el portabicicletas se apoya sobre un dispositivo de remolque, la carga (bici+portabici) no debe superar el límite autorizado por el fabricante.

Si el conductor no puede ver por el retrovisor interior, el turismo debe llevar un segundo retrovisor exterior en el lado derecho.

– Las bicicletas deben ir perfectamente sujetas para evitar que se caigan o se desplacen, produciendo ruidos y otras molestias o peligros.

Fuente: DGT

 

Visita Nuestra WebDescargaAPPS2