Es sorprendente la cantidad de motivos por los que podemos ser multados. Están las sanciones relativas a defectos en el coche que impliquen falta de seguridad, las que afectan a la conducción temeraria, o las clásicas relacionadas con el alcohol y drogas, la no utilización del cinturón de seguridad y el exceso de velocidad.

Pero lo cierto es que existe un amplio repertorio, generalmente relacionado con hábitos “poco saludables” que practicamos sentados al volante del coche:

Circular por el carril inadecuado

Hacerlo por el izquierdo y hasta por el central cuando el carril derecho está libre, es denunciable con hasta 200 euros.

Documentación incompleta

Si te paran y vas sin la ITV actualizada serás sancionado con 200 euros y te retirarán de forma provisional el permiso de circulación. Conducir con el carné caducado supone una multa del mismo importe y, hacerlo sin avisar a la DGT de un cambio de domicilio puede ser motivo de sanción con 80 euros.

Conducir descamisado o descalzo

Hacerlo sin camiseta implica una multa de hasta 200 euros, la misma con la que se puede sancionar a un conductor descalzo. El artículo 17 del Reglamento General de Circulación explicita que “los conductores deberán estar en todo momento en condiciones de controlar sus vehículo o animales”.

Repostar incorrectamente

El artículo 115 recoge que echar combustible en un vehículo arrancado, con las luces encendidas o la radio puesta, supone una sanción de 200 euros y retirada de tres puntos del carné.

Sin luces

Circular con ellas apagadas con mala visibilidad o llevar la iluminación de la matrícula fundida es sancionable con 200 euros, según los artículos 101 y 103 del Reglamento de Circulación.

Manejar el GPS conduciendo

El artículo 18 lo deja claro: 100 euros de multa. Y por usar auriculares o el móvil, 200 euros y retirada de tres puntos del carné.

Manos y codos “al aire”

Conducir con el brazo fuera del coche puede ser motivo para recibir una sanción de hasta 80 euros.

Fuente: Autopista

Visita Nuestra WebDescargaAPPS2