El salario mínimo francés para conductores extranjeros más cerca

En contra de las primeras impresiones a cerca del trámite parlamentario para la aprobación del llamado ‘salario social’ en Francia, tras la falta de acuerdo en la reunión del Senado francés y la Asamblea Nacional del pasado miércoles 3 de junio, con lo que parecía que se abría un paréntesis en la tramitación de la ley,el primer ministro francés, Manuel Valls, ha recurrido al artículo 49.3 de la Constitución francesa para aprobar, por vía de urgencia la Ley para el Crecimiento y el Empleo, conocida como Ley Macron, sin someterla al voto de la Asamblea Nacional, donde el texto se ha examinado en segunda lectura.

Entre otros temas, esta nueva normativa establece, la obligación de pagar el salario mínimo francés a los conductores extranjeros, conocido como dumping social.

Ante esta decisión, la oposición presentó esta pasada semana una moción de censura, que ha fracasado al no conseguir el apoyo de la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional, siendo respaldada por 198 diputados, lejos de los 289 apoyos necesarios.

El fracaso de la moción implica que la ley de liberalización económica queda automáticamente aprobada por la Cámara baja en su segunda lectura, por lo que ahora pasará a ser revisada una vez más en el Senado, a partir del 29 de junio, y volverá a la Asamblea Nacional en tercera y última lectura.

El primer ministro francés ya ha avisado de que volverá a utilizar si es necesario el recurso constitucional del artículo 49.3, que permite su aprobación sin someterla a la votación parlamentaria, ya que la intención de la administración francesa es poder firmarla antes del 14 de julio.

Fuente: Cadena de Suministro