El proyecto, conocido como «Pleno 3D», ha sido elaborado por un consorcio del que forma parte el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y es un accesorio pionero que aportará una gran seguridad al conductor. En base a ello, la idea es que sea un fijo dentro de los automóviles que salgan de fábrica en un futuro próximo.

La ventaja que proporcionaría una cámara plenóptica frente a una tradicional, explica Gabriel Cristóbal, del Instituto de Óptica, reside en que, mediante la utilización de una sola cámara, la tecnología desarrollada permitiría proporcionar información adicional de las distancias reales a las que se encuentran los objetos”.

La visión humana es binocular, es decir, captura dos imágenes diferentes de una misma escena. Después, el cerebro las compara y las fusiona para proporcionar información sobre la profundidad del entorno. Esta información pierde precisión cuando los objetos cercanos se reflejan en un retrovisor convencional.

Para mejorar la calidad de la imagen que percibe el conductor, los investigadores están diseñando una cámara que reconstruirá el entorno tridimensional mediante tecnología de visión artificial.

Esta cámara dispondrá de un número determinado de diminutas lentes, captando así multitud de imágenes en distintos ángulos y posiciones, con un efecto similar al de los ojos de una mosca. La suma de todas ellas ofrecerá una única imagen tridimensional que permitirá contemplar la escena desde determinadas perspectivas sin necesidad de utilizar gafas especiales.

Además, el sistema de este retrovisor proporcionará información en tiempo real en el monitor como la situación exacta de otros vehículos o peatones, calcular la distancia a la que se encuentra cualquier objeto próximo al automóvil para facilitar las maniobras de aparcamiento, entre otras. Esto lo convertirá, según los científicos, en una eficiente herramienta de ayuda a la conducción.

Fuente: Ecomotor

Visita Nuestra WebDescargaAPPS2