La DGT y el Ministerio de Fomento están tramitando una orden ministerial para regular la circulación de megacamiones de 25 metros de longitud y 4,5 metros de altura que ha puesto en jaque a los transportistas. El sector teme que esta nueva regulación tenga como consecuencia un alza de la capacidad de los camiones hasta las 44 0 60 toneladas (actualmente, el límite es de 40).

Las empresas cargadoras, representadas por Anfac o Aecoc, entre otras, demandan una mayor capacidad de los vehículos de transporte. Pero desde la Asociación del transporte internacional por carretera (Astic), Ramón Valdivia, su director general, expresa: “El sector ha perdido 3.000 empresas en 2014 y podría empezar a levantar cabeza con un combustible más barato y un tirón en las exportaciones, ahora no es momento para hablar de nuevas inversiones en flota. Ni hay demanda suficiente ni hay capacidad para invertir”.

La idea de esta medida es mejorar la eficiencia energética, aspecto con el que Astic no está de acuerdo: “Se habla de camiones con los que se ganaría un 16% de capacidad de carga, mientras se mantienen las vías de alta capacidad cerradas varios días a la semana para el transporte pesado. ¿Por qué no establecemos corredores específicos en los que los camiones puedan circular las 24 horas del día y siete días a la semana? ¿Quién pagaría la reconversión de la flota y quién se beneficiaría de ello?

Por el momento, el Gobierno descarta que se aumente el tonelaje de los vehículos articulados y trenes de carretera de 40 a 44 toneladas. Sin embargo, aún queda por saber qué pasará con la propuesta de usar megacamiones de 25 metros de largo y 60 toneladas y de incrementar la altura de los vehículos de transporte adaptables a 4,5 metros.

Fuente: Blog del Transportista