La reducción de velocidad en París reduce también los atascos

Era la medida más polémica del plan del movilidad del ayuntamiento de París. Reducir la velocidad en las vías de acceso y circunvalaciones con el objetivo de rebajar los niveles de contaminación y ruido y mejorar la seguridad vial. Hasta que, para descontento de los conductores, se puso en marcha en enero de 2014.

Un año después puede confirmarse que la reducción de velocidad en los accesos a la ciudad de 80 km/h a 70 km/h ha tenido un efecto positivo inesperado: una considerable reducción en los atascos.

Según Infotrafic INRIX, consultora europea experta en movilidad, los atascos se redujeron en 2014 un 37% con respecto a 2013. En este año, cuando el límite de velocidad aún se situaba a 80 km/h, los conductores pasaban 103 minutos de media al día circulando a baja velocidad por la intensidad del tráfico; en 2014 esta cifra se redujo a 66 minutos de media diaria.

El área de medio ambiente del ayuntamiento de Madrid planea sumarse a esta medida y reducir el límite máximo de velocidad en las principales vías de acceso a la capital con el objetivo de reducir la contaminación, la siniestralidad y la congestión del tráfico. La idea es reducir los límites máximos a 80 km/h en las vías principales de acceso (A-1, A-2, A-3, A-4, A-5 y A-6) en los tramos en que estas autovías son prácticamente carreteras urbanas. Además, se planifica instauras un sistema de velocidad variable en la M-30, en función de la densidad del tráfico y los niveles de contaminación.

Fuente: Feuvert

Visita Nuestra WebDescargaAPPS2