Desde Fenadismer plantean a las Administraciones estatal y catalana medidas efectivas y de bajo coste para reducir la siniestralidad en la carretera N-340.

Todos los vehículos que circulan por la carretera, y no sólo los camiones, son responsables de la siniestralidad que en ella se ocasiona y, en consecuencia, todos ellos deben contribuir a la mejora de la seguridad vial.

De ahí la necesidad de implementar con carácter inmediato un conjunto de medidas que reduzcan las causas que motivan los accidentes de tráfico y que fomenten el uso de la autopista de peaje.

Así entre las medidas que plantean caben destacar las siguientes:

  • Reducción de la velocidad máxima en toda la N-340: la reducción de la velocidad en dicha vía en los tramos más peligrosos tiene como efecto directo no sólo la disminución de la siniestralidad vial, sino que además desincentiva a un número importante de usuarios particulares de utilizar dicha carretera, sobre todo, para desplazamientos largos.
  • Incremento de la velocidad máxima autorizada en la Autopista AP-7: el estrecho margen de diferencia existente entre la velocidad máxima permitida en la autopista (120 km/h) frente a la autorizada en la carretera nacional (100 km/h) no incentiva a los usuarios particulares a preferir la utilización de la autopista de peaje, por lo que se plantea la conveniencia de incrementar la velocidad máxima en la autopista para que resulte más atractiva su utilización por parte de los conductores particulares.
  • Conversión de la N-340 en una vía 2+1: la modificación del actual trazado de la carretera N-340 en una vía 2+1 carriles, contribuye de forma importante a la reducción de la siniestralidad al favorecer el adelantamiento de los vehículos en condiciones más seguras, resultando dicha configuración muy exitosa en los países donde se encuentran implantadas, y además con un coste muy inferior al de la construcción de una autovía.
  • Establecimiento de descuentos para todos los usuarios de la autopista de peaje: se propone la aplicación de un programa de descuentos por la utilización voluntaria de la autopista de peaje del que puedan beneficiarse toda categoría de vehículos para fomentar su trasvase desde la carretera nacional a la autopista, que además podría ser soportado íntegramente por la concesionaria como consecuencia del mayor ingreso producido por el aumento considerable de vehículos que transitan por la autopista de peaje.

Fuente: Fenadismer