¿Qué tipos de ITV electrónica existen?

 

Desde julio de 2015 todos los coches de nueva fabricación tienen tarjeta de ITV electrónica. También se la conoce como eITV. Es un documento emitido por los fabricantes y recoge todos los datos identificativos del vehículo: marca, modelo, tara, potencia, matrícula, número de plazas, etc. En esta ficha electrónica se recogen asimismo todos los resultados de las inspecciones técnicas.

Existen dos modelos en virtud de las características técnicas del vehículo:

  • Tipo B: para los vehículos de categoría M (vehículos motorizados de al menos cuatro ruedas destinados a transporte de viajeros), los de categoría N (vehículos a motor diseñados para el transporte de mercancías) y categoría O (remolques y semirremolques).
  • Tipo BL: para los vehículos de categoría L (ciclomotores y motocicletas, vehículos todo terreno como los quads, y otros vehículos con poca cilindrada de tres o cuatro ruedas).

Para conseguir la tarjeta electrónica el proceso es el siguiente: los fabricantes o concesionario envían de forma telemática los datos técnicos al Registro de Vehículos Prematriculados. Después Tráfico comprueba los datos e inscribe el vehículo en el Registro de Vehículos Prematriculados. El fabricante recibe el Número de Identificación del Vehículo (NIVE).

El proceso continúa con la información sobre la identidad de la persona que adquiere el vehículo, comunicada de manera telemática por parte del concesionario a la DGT. Más tarde se inicia el proceso de matriculación. La DGT valida los datos de matriculación y los incluye en la tarjeta ITV electrónica y los graba en el Registro General de Vehículos.

Ventajas

La tarjeta electrónica reduce el tiempo de espera y los costes. Para el conductor disponer de la información de su vehículo en un fichero digital le permite acceder más rápidamente a su coche y acelerar las gestiones relacionadas con los impuestos de matriculación.

 

Fuente: Euro taller