Con la reforma de la Ley de Seguridad Vial se prohíbe expresamente, y se sanciona con multa de 200 euros y pérdida de 3 puntos, el uso de detectores de radar para eludir la vigilancia de los agentes de tráfico. Se trata de dispositivos con capacidad de detectar la presencia de un radar (fijo o móvil) y avisar al conductor. Los primeros aparatos que ofrecía el mercado iban ocultos, pero desde 2009 la mayoría eran portátiles y se instalaban con una ventosa al parabrisas.

Qué son los detectores. Son dispositivos con capacidad de detectar la presencia de un radar (fijo o móvil) y avisar al conductor.
Los primeros aparatos que ofrecía el mercado iban ocultos, pero desde 2009 la mayoría era portátiles y se instalaban con un ventosa al parabrisas.

Los inhibidores, ilegales. Tienen la capacidad de emitir una frecuencia que anula la que emite el radar, y anular su capacidad para detectar vehículos que excedan el límite de velocidad. Ya estaban prohibidos y su uso conlleva una sanción grave, con multa de 6.000€ y retirada de 6 puntos, mientras que la multa a los establecimientos que instalen estos dispositivos llega a 30.000€.

Avisadores, permitidos. Son dispositivos, como los navegadores (GPS), cuya función principal es guiar al conductor a seguir un intinerario, que disponen de una base de datos con los puntos donde se hallan los radares fijos y emiten una señal de aviso cuando el vehículo se acerca al radar. Los avisadores están permitidos y la información de la situación de radares puede verse en la web de la DGT.

Fuente: http://bit.ly/1A3OQPb

Visita Nuestra Web¡Descarga Nuestra App!