Principales errores de los conductores, riesgos y manera correcta de proceder

Analizamos los errores de los conductores que podrían suponer un accidente

NO GUARDAR LA DISTANCIA DE SEGURIDAD. Riesgo de alcance al reducirse la distancia de frenado. Para saber que mantiene una separación adecuada, busque un referencia (árbol, señal…); cuando el coche que va delante pase por ella, cuente: mil-ciento uno, mil-ciento dos. Si usted aún no ha llegado a ese punto mantiene correcta la separación; si lo ha sobrepasado, va muy cerca, auméntela.

MALAS POSTURAS AL VOLANTE. Ir pegado al volante impide manejarlo bien y existe riesgo de lesiones en la cara si se activa el airbag. Alejarse demasiado del volante, agarrarlo por el interior o ir con el codo en la ventanilla, aumenta el tiempo de reacción. Lo correcto: manos en el volante a las 10:10, respaldo ligeramente inclinado, cabeza centrada en el reposacabezas (a la altura de los ojos) a 5 cm de distancia, brazos y piernas algo flexionados.

CIRCULAR POR EL CARRIL CENTRAL. Puede inducir a maniobras incorrectas de otros conductores (adelantamientos por la derecha, doble cambio de carril…) con peligro de colisiones laterales o alcances. Suelen utilizarlos los conductores inseguros. En una vía con varios carriles, lo correcto es circular por el de la derecha y utilizar los otros en el caso de que esté ocupado o para adelantar.

DESCONOCER A QUÉ VELOCIDAD PUEDE IR. Los límites genéricos dependen de la vía, pero también del vehículo: furgonetas y vehículos con remolque no pueden sobrepasar los 90 km/h en autopistas y autovías (80 si el remolque no es ligero). Solo en vías convencionales y solo turismos y motocicletas pueden superar en 20 km/h el límite.

NO RESPETAR LOS PASOS PARA PEATONES. Atropello a los viandante que se sienten confiados porque en ese lugar tienen prioridad de paso. Respete la preferencia del peatón. Y cuando usted tenga la condición de peatón, cerciórese antes de cruzar de que el conductor le ha visto y está aminorando la velocidad para detenerse.

APURAR EL DEPÓSITO. La absorción de las impurezas y su paso por el sistema de inyección puede originar averías. Se puede quedar “tirado” en el lugar más inoportuno, constituyendo un peligroso obstáculo para la circulación. Rellene el depósito antes de que el nivel baje de ¼ y siempre que salga de viaje.

Fuente: http://revista.dgt.es/es/reportajes/2014/10OCTUBRE/1028-errores.shtml#.VFC0S_mG-3g

Visita Nuestra Web¡Descarga Nuestra App!