El palo selfie puede convertirse en una distracción bastante peligrosa, sobretodo cuando algún irresponsable lo utiliza para grabarse mientras conduce, prestando más atención a la cámara que a al volante.

Todo ocurrió en Estados Unidos. El propietario de un Jeep Wrangler se estaba grabando a sí mismo con una cámara GoPro mientras circulaba por una pista sin asfaltar.

Pero el problema no fué la carretera, sino la pick-up con una canoa en su parte trasera que circulaba delante de él, presumiblemente de un amigo suyo.

El resultado podría haber sido catastrófico si la colisión no se hubiese producido a 10 o 15 kilómetros por hora. No hace falta decir lo que les puede ocurrir a los ocupantes de un coche cuando un objeto afilado atraviesa el parabrisas de un coche a cierta velocidad.

Es sentido común, que en este caso se ha saldado con la necesidad de una luna nueva, pero pudo haber acabado en desgracia.

Por favor, al volante no puede haber distracciones absurdas, como el palo selfie.

Fuente: DiarioMotor

Visita Nuestra WebDescargaAPPS2