Si estás pensando en comprarte un vehículo, hay distintos avances tecnológicos que deberías conocer. Todos los coches que se comercializan en nuestro país están preparados para transportarnos cumpliendo los mínimos de seguridad exigidos por la Ley, pero la experiencia de conducción puede ser muy distinta, en seguridad, en ahorro y en disfrute, si dispones de estos avances.

En los últimos años se está produciendo un boom en las tecnologías aplicadas a la seguridad. Hay distintos ejemplos:

El Sistema de frenada de emergencia autónoma (AEB) es uno de los primeros sistemas de seguridad en el que deberías pensar, porque literalmente te puede salvar la vida. Según un estudio del RACC, si todos los vehículos ligeros (turismos, furgonetas y camiones ligeros) lo llevaran incorporado, las muertes en carretera en España se reducirían en un 17,4%. Este sistema incorpora una serie de sensores que calcula nuestra velocidad respecto a objetos móviles e inmóviles situados delante de nuestro vehículo. Si el AEB detecta que tenemos un obstáculo enfrente y no reaccionamos reduciendo nuestra velocidad, entrará en marcha. Primero, emitirá una señal acústica para avisarnos; en el caso de que no haya reacción a la señal, el AEB frenará por nosotros.

– La ayuda al mantenimiento del carril (LKA) redirige automáticamente la dirección en el caso de que nos estemos saliendo de nuestro carril. Detecta las líneas de éste y si no se ha indicado previamente un cambio de carril con el intermitente, el conductor recibe un aviso en forma de vibración del volante y un mensaje en el cuadro de mando. Una vez dada la alarma, y en el caso de que el conductor no corrija la trayectoria, el sistema redirige la dirección automáticamente.

– La monitorización de ángulos muertos (BSM) avisa al conductor de la presencia de vehículos o de peatones en las zonas de ángulos muertos del retrovisor. Resulta especialmente útil cuando se realizan adelantamientos, ya que evita colisiones laterales que pueden resultar fatales. Vale la pena revisar qué modelos de vehículo lo incorporan, ya que no es un dispositivo aún generalizado.

– La Detección de fatiga (DDD) es un sistema que analiza los niveles de cansancio y atención del conductor. En el caso de que el conductor dé síntomas de distracción o somnolencia el dispositivo hace saltar una alarma que alerta al conductor. Si éste no reacciona, el coche se detiene de forma autónoma.

Los nuevos sistemas de iluminación nocturna son también en sí una medida de seguridad muy importante. Las luces adaptativas para no perder en ningún momento campo de visión en carretera van apareciendo en las marcas Premium, aunque, como en todo, se irán incorporando a los vehículos más modestos. La iluminación por LED va siendo cada vez más aplicada y es aconsejable, y la láser se está implantando en algún vehículo.

Otro sistema que nos facilita la vida en la conducción es el park assist, que es ya un viejo conocido y que incorporan muchos vehículos. Cuando vamos a estacionar, el sistema calcula las distancias y el espacio disponible y estaciona el coche de forma autónoma.

Otro punto fundamental cuando quieres comprar un coche es que su tecnología te ayude a ahorrar. En los últimos años se está desarrollando una nueva generación de GPS inteligentes. Calculan la ruta más económica en función del relieve, el tipo de vía, la velocidad máxima a la que se puede circular e incluso las retenciones de tráfico. De esta forma ya no solo podemos elegir “la ruta más rápida”, o “la más corta”, con lo nuevos dispositivos podremos elegir “la más económica”.

Existe también la conducción automática en atascos. El sistema ayuda a reducir el consumo, evitando los acelerones y frenadas innecesarias, y realiza una conducción más suave y progresiva, cosa que supone un ahorro sustancial.

Fuente: RACC

Visita Nuestra WebDescargaAPPS2