Un repentino banco de niebla puede ser una de las incidencias climatológicas más peligrosas en carretera. Cuando la niebla aparece se reduce la visibilidad y el riesgo aumenta.

En esta época, en donde la niebla es tan frecuente, es necesario aumentar la precaución y estar atento a algunas medidas a la hora de conducir que contribuyen a prevenir accidentes:

Luces antiniebla delanteras y el piloto antiniebla trasero le ayudarán a ver algo mejor y ser visto.

Reducir la velocidad, adecuándola a las circunstancias, para que sea posible detenerse dentro de su campo de visión.

Aumentar la separación frontal para evitar alcances a 50km/h y con suelo mojado, un turismo no se detiene antes de 30 metros.

Si la niebla es muy cerrada: abandone la vía y espere a que despeje.

– En vías de dos sentidos lo más recomendable es evitar los adelantamientos.

En autovías o autopistas con circulación densa, mantener una distancia de seguridad mayor, porque nunca sabemos qué va a hacer el vehículo que nos precede.

Fuente: DGT

Visita Nuestra WebDescargaAPPS2