Mucha gente desconoce las diferencias entre los neumáticos de invierno y los neumáticos de verano, el entorno, el clima, la temperatura son datos que debemos tener en cuenta para comprar un neumático u otro con garantías.

Es importante tener en cuenta que los neumáticos son el único contacto del vehículo con la carretera. Por ello es de vital importancia tener en cuenta la condiciones estacionales y climatológicas para tomar la decisión adecuada.

Neumáticos de invierno 

Los neumáticos de invierno se caracterizan por estar fabricados de caucho con unos componentes elásticos que hacen que se adhieran perfectamente a la carretera. Tienen un dibujo especial para evacuar correctamente el agua de la calzada y además, evitan que suframos el fenómeno conocido como aquaplanning. Por norma general, los neumáticos de invierno se suelen utilizar cuando la temperatura es igual o menor a 7 grados centígrados y el precio de estos suele ser mayor que los neumáticos de verano.
Neumáticos de verano
Los neumáticos de verano, a diferencia de los neumáticos de invierno, no son elásticos por lo que tienen menor desgaste y mayor resistencia a la rodadura. Estos neumáticos también evacuan agua de la calzada pero su dibujo es algo diferente por lo que se recomienda utilizar estos neumáticos con temperaturas mayores a 7 grados centígrados ya que en caso de usarlo en climas más fríos, sufrimos el riesgo de que nuestros neumáticos patinen ya que no están preparados para el frio, el hielo o la nieve.
Estos neumáticos son habitualmente más baratos que los neumáticos de invierno y como su nombre indica, lo ideal, es utilizar estos neumáticos en climas calurosos o en verano.

Visita Nuestra WebDescargaAPPS2