El Comité Nacional del Transporte de Mercancías por Carretera ha aceptado la puesta en marcha de pruebas piloto con los megacamiones de 25,25 metros de longitud y 60 toneladas de MMA tras la reunión mantenida este lunes 14 de septiembre, por este organismo para analizar la última propuesta enviada por el Gobierno el pasado mes de agosto. El visto bueno a la circulación de estos vehículos se llevará a cabo, sin embargo, “siempre y cuando exista una definición detallada y acordada con el CNTC de las condiciones previas que serán necesarias para el otorgamiento de estas autorizaciones experimentales”, apuntan.

Pero el proyecto de modificación del Anexo IX del Reglamento General de Vehículos por el que se pretende aumentar las dimensiones y las capacidades de carga máximas de los vehículos de transporte incluye también la ampliación hasta los 4,5 metros en la altura máxima de los mismos, una posibilidad que es rechazada de plano por los representantes del sector del transporte que piden que, en caso de que la medida sea finalmente aplicada, lleve aparejada “que un organismo público contrastado certifique que este tipo de vehículos no suponen un riesgo para dicha seguridad vial”.

La oposición a los 4,50 metros de altura tiene que ver, argumentan, con “el riesgo que representa para la seguridad vial al incrementarse significativamente la posibilidad de vuelco, debido al aumento de la superficie de resistencia al viento y al desplazamiento del centro de gravedad de los vehículos, tal y como han expuesto públicamente diversos técnicos cualificados”, explican.

Desde CETM insisten en que cualquier cambio de la normativa de pesos y dimensiones debe incluir una armonización de las mismas a nivel europeo, “al tiempo que se debe abrir un debate sobre otros asuntos de importancia para el sector del transporte como los plazos máximos de pago, la reducción de las restricciones al tráfico, y cualquier otro asunto que represente ineficiencias que reduzcan la productividad de nuestras empresas”. Se busca por lo tanto abrir una mesa de negociación y debate con las otras partes implicadas (Administración y organizaciones de cargadores) para tratar en profundidad y de manera conjunta estas nuevas pruebas y normativas relacionadas con los megacamiones.

Fuente: TodoTransporte