“Vehículos de cuatro ruedas cuya masa en vacío es inferior a las 350 kg y que no pueden rebasar los 45 km/h”. Así define la Dirección General de Tráfico a los cuadriciclos, los mal llamados coches sin carnet. Mal llamados porque ni son coches ni se pueden conducir sin un permiso.

 

Pero ¿qué otros elementos hay que tener en cuenta para conocer estas alternativas de movilidad? Cómo son, qué es necesario para manejarlos, qué hay de sus prestaciones de seguridad… Aquí está la guía definitiva para saber todo sobre los micro coches: cinco verdades clave sobre los coches sin carnet.

 

SOLO PARA DOS… Y MEJOR EN CIUDAD

Primeras restricciones: además de que sólo pueden transportar a dos ocupantes, tienen prohibido circular por autopistas y autovías. Por lo tanto, quedan limitados a las vías urbanas y a las carreteras convencionales. Además, en las vías que dispongan de un arcén transitable y suficiente, deberán circular por él. En caso de no haberlo, invadirán la parte imprescindible de la calzada.

 

SÍ: HACE FALTA CARNET

Un mito sobre los cuadriciclos: de “sin carnet”, nada de nada. Para conducir un cuadriciclo ligero es necesario contar con el permiso de la clase AM, es decir, la licencia de ciclomotor. Se deberán tener, al menos, 15 años, y, por supuesto, habrá que superar el test psicotécnico y el examen teórico.

 

TAN SEGUROS COMO UNA CAJA DE ZAPATOS

Esto es lo más relevante. Euro NCAP alerta de sus deficiencias estructurales que ponen en peligro a sus ocupantes, exponiéndolos a lesiones graves o mortales. La respuesta de estos vehículos ante pruebas de resistencia son significativas, y ya hemos aludido a ellas en alguna ocasión.

 

Fuente:  El motor.