Entrar y salir de un autovía o autopista es una de las maniobras que (como adelantar o girar) implican un cambio sustancial en la posición del vehículo en la vía. Por tanto, antes de ejecutarla, es necesario preguntarse ¿dónde se encuentran los demás vehículos?

La incorporación puede partir desde diferentes situaciones: desde una parada o estacionamiento; saliendo de un camino, de un garaje o de una propiedad privada; o desde una vía para acceder a otra, en muchas ocasiones a través de un carril de aceleración.

Al encarar un carril de aceleración el conductor debe coordinar varias acciones en segundos: observar por los retrovisores la posición y la velocidad de los vehículos que circulan por la autovía, que tienen prioridad; y si la incorporación es posible, señalizar la maniobra y acelerar con marchas cortas para ganar velocidad y desplazarse progresivamente a la izquierda sin incomodar a nadie.

¿Y si no es posible? Entonces habrá que ceder el paso e incluso detenerse, si es necesario, al principio del carril: con metros por delante para entrar a una velocidad adecuada no será un obstáculo.
Y si no ve el «hueco», mejor esperar: lanzarse a ciegas sería meterse en un verdadero callejón sin salida.

Las obligaciones en una incorporación no son exclusivas de los que se incorporan. Los conductores dentro de la vía, también deben facilitar la maniobra, dentro de sus posibilidades desplazándose al carril contiguo previa ojeada al retrovisor. Aunque en ocasiones, será suficiente con dejar un poco más de espacio libre, delante o detrás. En especial si se trata de vehículos que transportan pasajeros, más lentos, pesados y seguramente, lleno de personas.

Antes o después, cualquier conductor que entra en una vía tiene que salir. Así, la maniobra para abandonar una autovía o una autopista se rige por el mismo criterio: no obstaculizar a los conductores que se acercan por detrás. Para ello deberá buscar espacio y situarse en el carril derecho con antelación, indicar con el intermitente su intención de dejar la vía entre 200 y 300 metros antes para tomar el carril de deceleración al principio. Un a vez dentro de él con el freno y las marchas podremos reducir la velocidad y evitar el riesgo de una colisión por alcance.

Fuente: DGT

Visita Nuestra Web¡Descarga Nuestra App!