La Carta de Porte representa el documento administrativo de control exigible en los transportes públicos de mercancías por carretera y, como tal, constituye una prueba fundamental encaminada a acreditar la efectiva prestación de un servicio y el cumplimiento de los términos para ese acordados por las partes.

La Ley 15/2009, de 11 de noviembre, del contrato de transporte terrestre de mercancías regula en su artículo 14 la denominada «fuerza probatoria de la carta de porte», y en tal sentido señala en su apartado primero que «la carta de porte firmada por ambas partes hará fe de la conclusión y del contenido del contrato, así corno de la recepción de las mercancías por el porteador, salvo prueba en contrario». Por su parte, el apartado segundo establece que «en ausencia de anotación en la carta de porte, o en documento separado firmado por el porteador y el cargador o expedidor, de las reservas suficientemente motivadas del porteador, se presumirá que las mercancías y su embalaje están en el estado descrito en la carta de porte y con los signos y señales en ella indicados».

Por tanto, a efectos de probar y acreditar el cumplimiento de un contrato de transporte resulta importante no solo el documento de control en sí mismo considerado, es decir, que las partes hayan emitido y formalizado la correspondiente carta de porte que deberá llevarse a bordo del vehículo acompañando a las mercancías en su desplazamiento, sino además, que consten correctamente anotados en esta todos los datos exigidos por la Orden FOM/2861/2012, de 13 de diciembre, por la que se regula el documento de control administrativo exigible para la realización de transporte público de mercancías por carretera. En concreto, el artículo 6 de la citada Orden FOM establece que «el documento de control deberá contener, al menos, los siguientes datos de carácter esencial:

  1. Nombre o denominación social, NIF y domicilio del cargador contractual.
  2. Nombre o denominación social y NIF del transportista efectivo.
  3. Lugar de origen y destino del envío objeto del transporte.
  4. Naturaleza y peso de la mercancía transportada.
  5. Fecha de realización del transporte del envío de que se trate.
  6. Matrícula del vehículo utilizado en la realización del transporte (cuando se trate de un conjunto articulado deberá hacerse constar tanto la matrícula del vehículo tractor como la del semirremolque o remolque arrastrado por éste).
  7. Siempre que así lo soliciten los sujetos intervinientes se hará constar las observaciones, reservas, o cualquier otra indicación, que consideren útil.

En todo caso, determina el artículo 13 de la Ley 15/2009 que «la ausencia o irregularidad de la carta de porte no producirá la inexistencia o nulidad del contrato» y de igual manera, la omisión de alguna de las menciones señaladas con anterioridad “no privará de eficacia a la carta de porte en cuanto a las incluidas”.

Artículo Realizado por Néstor Val (Director General de Lextransport Grupo) para Todo Transporte.