Durante los últimos años, el sector de transporte ha experimentado una fuerte evolución gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías y a soluciones como los ‘smartphones’ que están permitiendo realizar los pagos en el transporte público fácilmente y de forma cada vez más segura.

Xerox, que proporciona sistemas y servicios de transporte inteligentes y sencillos, entre los que se incluye el cobro de billetes, control fotográfico, soluciones para peajes, gestión de flotas, etc, ha señalado cuatro principales tendencias que están impulsando la innovación en la industria del transporte, como son la urbanización, los cambios demográficos, los nuevos modelos de negocio y la innovación.

Urbanización
Cada vez más gente vivirá en las ciudades y habrá un número mayor de urbes que superarán los diez millones de habitantes, lo que pone el acento sobre la infraestructura de transportes actual. Por eso, los gobiernos continuarán buscando maneras de utilizar los datos de formas viables para mejorar los servicios ofrecidos a los residentes de la ciudad, potenciando las ciudades inteligentes.

Cambios demográficos
Los ‘millennials’, aquellos nacidos entre 1980 y 1992, que se prevé que pronto representarán un 50% o más de la fuerza de trabajo urbana, buscan ciudades habitables y más recursos para mejorar la movilidad en las mismas. De hecho, investigaciones recientes demuestran que éstos quieren utilizar sus dispositivos móviles para tomar decisiones inmediatas sobre su movilidad. Por eso, atraer y mantener a estos ciudadanos hará que las ciudades sean más competitivas.

Nuevos modelos de negocio
Están surgiendo nuevas formas de satisfacer las actuales necesidades de movilidad. Por ejemplo, las aplicaciones móviles y la puesta en marcha de empresas privadas están proporcionando servicios directamente a los usuarios móviles sin necesidad de que éstos estén atados a las entidades urbanas que normalmente se encargan de gestionar el transporte público.

Innovación
La tecnología se utilizará cada vez más para eliminar cualquier reto y reducir a ‘cero’ aspectos como el incumplimiento de las normas, los accidentes, las muertes, las emisiones que perjudican el medioambiente, etc. El desarrollo de vehículos conectados y automatizados es un ejemplo de esta tendencia, ya que el objetivo principal es la reducción de accidentes de tráfico y muertes.

Uno de los aspectos comunes de todas estas tendencias es el uso de los datos para que los agentes de movilidad hagan un mejor uso de los dispositivos existentes, satisfacer las cambiantes necesidades de los usuarios y reducir las congestiones y el impacto sobre el medioambiente.

Fuente: CadenadeSuministro