La solución del emprendedor navarro Ismael Matute, viene en forma de badén inteligente, protegido por patente a nivel mundial, y se llama i-Bump.

El sistema permite la recuperación cinética, el badén capta la energía de la pisada del vehículo, la transforma en electricidad y la devuelve al sistema eléctrico o se almacena en baterías. El sistema funciona «como un balancín». Para ello dispone de cuatro placas (una para cada rueda), que suben y bajan con el paso de las ruedas. Un generador se encarga entonces de convertir ese movimiento en energía eléctrica. «La pisada de un coche equivale a iluminar una farola de 100 vatios durante 35 segundos«, compara el emprendedor. Además, i-Bump contribuye en la frenada del vehículo consiguiendo una reducción adicional, así se «disminuye el desgaste del sistema de frenos y de los neumáticos con una menor distancia de frenado». 
La segunda gran diferencia de i-Bump con otros badenes inteligentes es que genera datos sobre el tráfico rodado.

La empresa ha finalizado el tercer prototipo que ya se probará este mes en tráfico real en Las Rozas de Madrid. Y es que i-Bump ha sido seleccionado por Ferrovial y el Ayuntamiento de Madrid como una de las 10 soluciones ganadoras para llevar a cabo el programa Madrid Smart Lab, una iniciativa que apoya a los emprendedores en el desarrollo de soluciones innovadoras que mejoren la movilidad y la calidad de vida de los ciudadanos.

Fuente: i-bump

Visita Nuestra Web¡Descarga Nuestra App!