Esta mañana ha arrancado la huelga de transporte en Italia convocada por los dos principales sindicatos del país con manifestaciones en varias ciudades de Italia y paros en los medios de transporte. Las tres líneas del metro de Roma permanecen cerradas, el transporte público de la capital funciona irregularmente y lo mismo ocurre en otras grandes ciudades, donde los medios de transporte o no operan o lo hacen de manera restringida.

En Turín comenzó una manifestación en la que participó la líder del sindicato CGIL, el mayor del país, Susanna Camusso, quien apeló al Gobierno de Matteo Renzi a tomar medidas a favor del empleo en una situación que calificó de «emergencia». «La emergencia que tiene este país se llama trabajo. Hace falta hacer políticas para que haya trabajo, pero no puede ser un trabajo cualquiera, sin derechos ni profesionalidad«, ha señalado Camusso.

El principal blanco de la huelga de transporte es la «Ley de Empleos» impulsada, que apunta a flexibilizar las restricciones para despedir empleados cuando las empresas atraviesen un mal período y debilita el derecho a protestar contra exoneraciones que no se ajusten a la ley.

Fuente: Europa Press