Guardia Civil intercepta a un conductor con el tacógrafo manipulado

El pasado miércoles varios conductores alertaron a la Guardia civil de que un vehículo de gran tonelaje circulaba irregularmente por la autovía A-7, procedente de la provincia de Alicante y con dirección a Murcia, según han informado fuentes del Instituto Armado en un comunicado.

Al parecer el vehículo circulaba a gran velocidad e invadía simultáneamente ambos carriles de la calzada, por lo que se estableció un dispositivo conjunto por guardias civiles del Sector de Tráfico de Murcia, en estrecha colaboración con componentes del Destacamento de Tráfico de Orihuela (Alicante), que culminó con la interceptación del vehículo en el kilómetro 555 de la autovía, a la altura del término municipal de Santomera, donde fue retirado de la calzada y estacionado en un área de servicio para normalizar la circulación rodada.

Identificado su conductor, un varón de 55 años y vecino de El Ejido (Almería), fue sometido a las preceptivas pruebas de alcoholemia en las que, si bien se detectó la presencia de alcohol, la tasa obtenida fue inferior a la máxima permitida, que en el caso de conductores profesionales es de 0,15 mg/litro.

Analizado el disco-diagrama del tacógrafo del vehículo, donde se registra el conjunto de la actividad del conductor y, en especial la velocidad a la que circula, la distancia recorrida y los tiempos de conducción y descanso, se comprobó que había iniciado su viaje en una localidad francesa distante unos 800 kilómetros pero solamente figuraba en el disco-registro un recorrido de 400 kilómetros, lo que hizo sospechar a los guardias civiles una posible manipulación del tacógrafo.

Y es que, aunque el conductor alegó que posiblemente se hubiera producido una repentina avería en el tacógrafo, ante los indicios de una posible manipulación, la Benemérita decidió, en colaboración con el organismo competente, Dirección General de Transportes, Costas y Puertos de la Comunidad, trasladar el vehículo a un taller autorizado para someterlo a una preceptiva inspección técnica del tacógrafo con la finalidad de verificar esta circunstancia.

Realizada la inspección, se comprobó que el tacógrafo del vehículo había sido manipulado voluntariamente, mediante la instalación de un sofisticado mecanismo electrónico que permitía a su conductor desconectar a su voluntad el funcionamiento de este aparato durante la conducción para que de esta forma marcarse que se encontraba en periodo de descanso, comprobándose asimismo que llevaba colocados unos precintos no homologados e instalados por un servicio técnico no autorizado.

Por estos hechos, el conductor, que circulaba sin carga, desde la localidad francesa de Béziers hasta El Egido (Almería), fue denunciado ante la Jefatura Provincial de Tráfico, que lleva aparejada una sanción económica de 500 euros y la detracción de 6 puntos de su permiso de conducción, y ante la Dirección General de Transportes, Costas y Puertos de la Región, que implica una multa de 4.100 euros.

El vehículo fue inmovilizado hasta que le fue instalado un nuevo aparato tacógrafo en el mismo servicio técnico autorizado que certificó la manipulación, habiéndosele retirado e intervenido los boletines, precintos, placas de montaje y discos-diagrama del tacógrafo alterado, los cuales han sido entregados ante el organismo competente de la Comunidad, a efectos de investigación y tramitación de los procedimientos sancionadores correspondientes.

Fuente: Europa Press