El futuro de la euroviñeta en España

La Euroviñeta no podrá implantarse en España si no existe un acuerdo previo con el sector del transporte, un colectivo profesional que, por su parte, se opone frontalmente a que el pago por uso se aplique única y exclusivamente al ámbito de los vehículos de mercancías dejando fuera de la medida a los turismos.

Se trata de una de las principales conclusiones de una jornada celebrada ayer en Madrid y organizada por la Fundación Francisco Corell bajo el título «Criterios para la justa aplicación de la tarificación de las carreteras españolas«.

El presidente de Astic, Marcos Bastante, que clausuró la convocatoria, aportó el dato de que la aplicación de la Euroviñeta, posibilidad cada vez más cercana en el tiempo, supondría un incremento en el coste por kilómetro recorrido de 12 céntimos si solamente se grava al transporte por carretera y de únicamente un céntimo por kilómetro si se universaliza el pago por uso para todos los usuarios de la carretera. Si, finalmente, solamente pagaran los transportistas, Basante dibujó un escenario en el que miles de compañías entrarán en pérdidas de explotación y se producirá un «descomunal» cierre de empresas.

Julio Villaescusa, presidente de Fenadismer, advirtió de que «es imposible» que los transportistas puedan repercutir la Euroviñeta en los cargadores y estos en los consumidores finales, y acusó sin medias tintas a las constructoras de reclamar la aplicación de la medida para poner en marcha nuevas infraestructuras.

Por su parte, Ramón Valdivia, director general de Astic, aludió al título de la jornada para afirmar que «no se puede hacer justo lo que es injusto» y añadir que «el transporte no genera los costes, los generan los que necesitan ese servicio de transporte«.

Fuente: TodoTransporte