Francia y Reino Unido marcan como prioridad poner fin a la crisis de Calais

Las autoridades francesas y británicas aseguraron este domingo tener como prioridad absoluta poner fin a la «crisis de Calais» migratoria en el puerto de Calais, pero recordaron que la solución no es «simple» ni depende exclusivamente de ellos.

En una declaración conjunta de los ministros de Interior de Francia y el Reino Unido, Bernard Cazeneuve y Theresa May, respectivamente, recalcaron que, a largo plazo, «toda respuesta a la presión migratoria reposa sobre la reducción del nombre de personas que abandonan África para llegar a Europa por razones económicas«.

«Para muchos, Europa y sobre todo el Reino Unido son sinónimos de perspectivas de prosperidad. Esa ilusión alimenta el comercio funesto de los traficantes (de personas), razón por la que debemos ayudar a los países africanos a crear posibilidades de desarrollo económico y social«, destacaron en la nota.

Ambos ministros advirtieron en el comunicado, de que no existe una solución simple y de que ninguno de sus dos países puede gestionar solo esa creciente crisis de Calais. «No obstante, la fuerza de la relación franco-británica y el lugar preponderante que ocupan nuestros dos países sobre este tema en Europa es esencial para resolverla», añadieron Cazeneuve y May.

Las instalaciones del túnel que une Francia con el Reino Unido bajo el canal de la Mancha en la localidad gala de Calais registraron este domingo por la noche una nueva tentativa masiva de entrada, en la que un policía resultó herido, indicaron fuentes policiales.

Los efectivos desplegados para garantizar la seguridad del lugar interceptaron 1.000 intentos a las afueras del recinto y otros 700 de inmigrantes que habían conseguido entrar en las instalaciones.

La presión migratoria estalló con fuerza a principios de la semana pasada, atribuida a la parálisis parcial desde junio del puerto de Calais, donde un conflicto laboral en la empresa de ferris MyFerryLink ha llevado a muchos camiones a tener que esperar frente a las instalaciones del túnel para poder pasar al Reino Unido. Eso provoca que muchos inmigrantes intenten esconderse en el interior de esos vehículos para pasar al otro lado del canal.

París ha enviado 120 agentes para reforzar la seguridad en la zona, mientras que Londres ha anunciado la inversión de 7 millones de libras (unos 10 millones de euros) en la construcción de un área de protección para camiones con destino al Reino Unido y en erigir en la terminal de Coquelles de una valla más fuerte que la actual. «Todas estas medidas van en el mismo sentido y envían una señal fuerte: nuestras fronteras son seguras, y los traficantes cometen un acto criminal al hacer llegar a Calais a inmigrantes de los que saben que no podrán llegar más lejos«, afirmaron los dos ministros.

Fuente: ABC