El Ministerio francés del Interior anunció el pasado lunes que ha decidido bajar de 0,5 a 0,2 gramos por litro de sangre la tasa de alcohol permitida para los conductores novatos, en un intento por reducir la mortalidad en carretera, que en 2014 aumentó un 3,7 por ciento.

El año pasado, se registraron 3.388 muertes, lo que supuso el primer incremento de ese tipo de fallecimientos en doce años.

La rebaja de la tasa de alcohol permitida para los conductores novatos se aplicará de forma experimental durante los tres primeros años desde la consecución del carné de conducir, o durante los dos primeros en caso de que el conductor dispusiera previamente de una licencia de conducción acompañada.

La conducción acompañada será posible a partir de los 15 años, y los jóvenes podrán examinarse, según esa normativa, a partir de los 17 años y medio.

El plan, con un total de 26 medidas, incluye también prohibir auriculares y todo sistema de escucha «susceptible de limitar la atención y audición de los conductores«, además de vetar el aparcamiento a menos de cinco metros de un paso de peatones, para mejorar la visibilidad entre conductores y viandantes.

Ese conjunto de medidas  busca proteger a los más vulnerables, luchar contra las infracciones graves, mejorar la seguridad de las infraestructuras y sensibilizar a la ciudadanía.

Fuente: EFE

Visita Nuestra WebDescargaAPPS2