La fatiga al volante es la cuarta causa de mortalidad en nuestras carreteras, por lo que la acumulación del cansancio al volante es un factor de riesgo a tener muy en cuenta. Una encuesta, realizada a más de 200 conductores profesionales de nuestro país, afirma que el 64% de estos profesionales del volante ha tenido algún incidente producto de la fatiga.

Estos conductores afirman que este cansancio durante sus jornadas de trabajo es responsable de algunos incidentes en la ruta. Un 52% de los conductores de vehículos comerciales encuestados (coches, autobuses, autocares y camiones) afirma conducir entre 8 y 10 horas diarias. A su vez, un 10% de ellos afirma conducir más de 10 horas al día.

La fatiga se relaciona con el 20-30% de los accidentes de tráfico, por lo que es un factor de riesgo importante y peligroso. El cansancio al volante altera la capacidad auditiva y visual, ya que esta última puede volverse borrosa. Los movimientos del conductor serán más lentos, menos precisos y menos eficaces. Además, el comportamiento será diferente, puesto que se conducirá de manera automatizada y menos activa. Con la fatiga disminuye la cantidad y la calidad de la información que se recoge, lo que puede provocar que se malinterpreten las situaciones del tráfico. En definitiva, todo esto hará que el tiempo de reacción ante cualquier imprevisto sea mayor.

Concienciar sobre la importancia sobre el efecto que tiene la acumulación del cansancio en el volante es fundamental para conocer los efectos que tiene esta a la hora de coger un vehículo, y de esta forma conseguir prevenirla.

En cuanto a la formación, casi la mitad de los conductores encuestados (48%) afirma no haber recibido ningún tipo de formación para prevenir la fatiga al volante durante sus jornadas de trabajo. Además, el 72% reconoce que no realiza las paradas de descanso necesarias que marca la normativa, ya que los tiempos con los que trabajan no se los permiten.

Fuente: DGT

Visita Nuestra WebDescargaAPPS2