Tras un mes de julio en que se ha producido un incremento de la movilidad del 8%, habiéndose registrado 39.240.000 desplazamientos de largo recorrido por carretera, lo que supone casi 3 millones más que julio del año pasado, la Dirección General de Tráfico pone en servicio dos nuevos radares  Pegasus, que se suman a los seis ya existentes y cuyo objetivo es controlar la velocidad en las carreteras, principalmente las vías convencionales, que son las más peligrosas y donde se produce el mayor número de accidentes. En total la DGT dispone de 8 helicópteros que equipan el sistema Pegasus de radar.

Estos dos nuevos radares se incorporan a dos de los 12 helicópteros de los que dispone la DGT con lo que se completará la posibilidad de vigilancia sobre la totalidad de carreteras.

Estos ocho  helicópteros están dotados de un mecanismo y un software incluido en la cámara de vigilancia, de modo que se capta la velocidad de los vehículos, además de poder detectar otras infracciones desde el aire, tales como mantenimiento de la distancia de seguridad entre vehículos, distracciones, uso manual del teléfono móvil, uso de elementos de seguridad como el cinturón o el casco y maniobras peligrosas o antirreglamentarias.

Los radares Pegasus comenzaron a operar en marzo de 2013 y desde entonces han realizado 1.576 horas de vuelo, han controlado a 31.520 vehículos y denunciado a un total de 8.344 conductores por circular a velocidad superior a la permitida (todos ellos conducían a más de 30 km/h sobre el límite de la vía). La velocidad más alta detectada -y denunciada- por Pegasus, hasta la fecha, alcanzó los 242 km/h.

Fuente: DGT

Visita Nuestra WebDescargaAPPS2