No puedo hacer el descanso ¿Cómo puedo actuar?

Conforme a lo que  establece el artículo 12 del Reglamento 561/2006,  del Parlamento Europeo y del Consejo, de 15 de marzo de 2006; “Siempre que no se comprometa la seguridad en carretera, y con objeto de llegar a un punto de parada adecuado, el conductor podrá apartarse de los artículos 6 a 9 en la medida necesaria para garantizar la seguridad de las personas, del vehículo o de su carga. El conductor deberá señalar manualmente el motivo de la excepción en la hoja de registro del aparato de control o en una impresión del aparato de control o en el registro de servicio, a más tardar, al llegar al punto de parada adecuado”.

Es decir, ante situaciones imprevistas y sobrevenidas tales como:

Retenciones en carretera por operaciones salida, accidentes de circulación, obras en infraestructuras viarias,  o cualquiera que sea la situación excepcional, es posible alargar el tiempo de conducción con el fin de llegar a un lugar apropiado y seguro para realizar el descanso.

Pero es muy importante, que se realice de forma adecuada, porque de no ser así, podemos incurrir en infracciones a las que sobrevendrán las correspondientes sanciones de ser parados por las autoridades.

Pues bien, si nos encontramos ante una situación tal como las descritas anteriormente, y consideramos conveniente alargar el periodo de conducción para poder realizar la pausa o descanso en condiciones de seguridad, es obligatorio, una vez que se alcance dicho lugar de parada adecuado, y una vez que se haya detenido el vehículo, anotar  dicha circunstancia de forma manuscrita, en el reverso del disco diagrama o ticket de impresión, según estemos utilizando tacógrafo analógico o digital.

En relación con esta materia, el Tribunal de Justica de la UE, manifestó su postura respecto a la misma, estableciendo que en relación con este tipo de situaciones tres partes tienen determinadas obligaciones:

–    La empresa de transporte: Que ha de planificar cuidadosamente el viaje del conductor sin olvidar la seguridad, previendo, situaciones esperables como por ejemplo, los atascos de tráfico habituales, conservando los tiempos de descanso.

–       El conductor: Que ha de seguir escrupulosamente las normas sin apartarse de lo reglamentariamente establecido, a menos que se produzcan inesperadamente circunstancias excepcionales que afecten a su seguridad.

–       Cualquier responsable del control del cumplimiento que deberá aplicar su criterio profesional al realizar un control al conductor y valorar si su desviación de los límites de conducción está justificada.