En verano, con más horas de luz, nos exponemos a importantes deslumbramientos al amanecer o atardecer. Un riesgo para la conducción. De hecho, el 5% de los accidentes de tráfico en España suceden por deslumbramiento en horas crepusculares (amanecer o atardecer). Usar gafas de sol ayuda a reducir la fatiga visual, el riesgo de deslumbramiento o la ceguera temporal. Sin embargo, el 20% de los conductores no las usa nunca.

  1. Use gafas de sol polarizadas y con cristales de color verdoso, gris o marrón.
  2. Si le deslumbra el sol, mantenga la trayectoria del vehículo y disminuya la velocidad. Nunca dé un frenazo.
  3. Si conduce con el sol de frente y le deslumbra, pare y espere 5 minutos a que el sol cambie de dirección.
  4. Si conduce muchas horas con alta luminosidad o con sol de frente, reduzca su velocidad y realice paradas regulares para descansar la vista.
  5. Encienda las luces cortas de su vehículo –si no dispone de Luces de Día (LCD)– para que quien venga de frente le perciba mejor.
  6. El parasol, que debe ser siempre extensible y abatible, solo debe usarse en los momentos puntuales de gran deslumbramiento: reduce campo de visión.
  7. Mantenga limpios los cristales delanteros del coche –y también los traseros–. La suciedad aumenta el riesgo de deslumbramiento y reduce el campo de visión.
  8. Nunca conduzca con gafas de sol de noche o en zonas oscuras o túneles.
  9. Cuide sus ojos. Acuda anualmente a revisión al oftalmólogo o al óptico Compre gafas en ópticas y tiendas homologadas donde le recomendarán la mejor para usted y para cualquier situación.
  10. Para conducir, no utilice gafas con filtro solar 4 (absorción del 92% de rayos ultravioletas y solo adecuadas para nieve o navegación). Para conducir use las de filtro solar 3 (filtran entre el 81 y 91% de rayos UV –ultravioletas–).

 

Fuente DGT