Conductores y ciclistas. Convivencia tras los cambios normativos

Aunque pueda parecernos absurdo, lamentablemente aún son muchos los conductores y peatones que no tienen claro por dónde debe circular una bicicleta, un desconocimiento general que no ayuda precisamente a la buena convivencia en la ciudad o en carretera. Según la normativa, el lugar de la bicicleta en la ciudad es la calzada o los viales específicos para bicicletas si los hay. Sin embargo, muchos ayuntamientos han aprobado normativas específicas de circulación que contradicen a las generales, con las consecuentes multas, recursos a éstas, sentencias judiciales anulando dichas normativas…

De todas formas, en la calzada o en el carril bici, debemos respetar las normas generales de prioridad de paso entre vehículos, si bien es cierto que hay que tener siempre presente algunas excepciones que, en general, nos benefician a nosotros, los ciclistas:

  • El Artículo 59 del Reglamento General de Circulación, establece que “ningún conductor deberá penetrar con su vehículo en una intersección o en un paso para peatones o para ciclistas si la situación de la circulación es tal que, previsiblemente, pueda quedar detenido de forma que impida u obstruya la circulación transversal”, o lo que es lo mismo: ningún vehículo puede detenerse con el morro encima del carril bici en una intersección, aunque esto mejore su visibilidad.
  • El Artículo 64 del mismo reglamento, señala que “los conductores de bicicletas tienen prioridad de paso respecto a los vehículos de motor cuando, circulando en grupo, el primero haya iniciado ya el cruce o haya entrado en una glorieta».

En cualquier caso, no hay que olvidarse de que las obligaciones de los conductores de coches, como respetar las tasas de alcoholemia o la no utilización de teléfonos móviles o auriculares, son compartidas por los ciclistas, si bien es cierto que «la pérdida de puntos únicamente se producirá cuando el hecho del que se deriva la detracción de puntos se produce con ocasión de la conducción de un vehículo para el que se exija autorización administrativa para conducir»; o sea: las infracciones que cometamos con la bici no nos costarán ni un punto, cosa que sí ocurre en otros países europeos, como Alemania.

Eso sí, desde que entró en vigor en mayo de este año la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, los ciclistas tenemos un nuevo motivo para ser el objetivo de las multas. A partir de ahora, el uso del casco en las vías interurbanas también será obligatorio en las subidas pronunciadas y en los días de excesivo calor, mientras que losmenores de 16 años deberán llevar el casco en absolutamente todas las vías.

Fuente: http://www.amigosdelciclismo.com/noticia.asp?id=11799

LextraficSDescargaAPPS