El 80% de los conductores españoles apoyan subir los límites de velocidad

De acuerdo con la encuesta realizada por el Observatorio Español de Conductores, el 81,2% de los conductores españoles está a favor del aumento de la velocidad en las autopistas, mientras que un 79,8% apoya el incremento en las autovías. En ese sentido, el 67,5% no cree que el aumento de la velocidad suponga un mayor número de accidentes en las carreteras.

Por otro lado, el 49,5% de los participantes del estudio han rechazado la reducción de la velocidad a 90 kilómetros por hora en vías convencionales, una reglamentación que también regirá a partir de esta primavera. Incluso, el 45,5% no cree que esta disminución incida en la reducción de accidentes.

La encuesta también refleja que el 57% de los conductores está de acuerdo en disminuir el límite a 110 kilómetros por hora ante casos de climatología adversa, y que el 50,1% considera que potenciar el uso de las autopistas de peaje podría bajar la siniestralidad en vías convencionales de doble sentido.

Los resultados de este estudio se han presentado durante el I Foro Ducit-Race, todos los participantes han coincidido en la importancia de desarrollar una campaña de concienciación para los conductores con el fin de disminuir la cantidad de accidentes.

El foro organizado por DUCIT-RACE albergó una mesa redonda en la que varias voces se declararon contrarias al aumento de la velocidad máxima. Mar Cogollos, presidenta de la Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal, manifestó que «la velocidad agrava siempre los efectos de un accidente«, por lo que considera que la reforma «no es necesaria«.

Luis Montoro, presidente de la Fundación Española para la Seguridad Vial, insistió en el «carácter transversal» de la velocidad por cuanto multiplica las consecuencias de cualquier error humano, llámese estrés, distracción o consumo de alcohol. El reputado estudioso de la seguridad vial sostiene que ningún estudio permite asegurar de forma fehaciente que el incremento de los límites no tiene relación directa con una mayor siniestralidad.

Por su parte, Tomás Santa Cecilia, director de Seguridad Vial del RACE, abogó por límites «creíbles, que puedan ser cumplidos«. Tanto él como Jacobo Díaz, máximo responsable de la Asociación Española de la Carretera (AEC), dudan de que la reducción de la velocidad en carreteras secundarias ayude a reducir su siniestralidad puesto que la mayoría de las muertes se producen «dentro del rango de velocidad permitido en la vía».

Fuente: Ecomotor

 

Visita Nuestra WebDescargaAPPS2