El pasado 5 de octubre el Director General de Transportes de la Generalitat de Cataluña mantuvo una reunión con las principales asociaciones catalanas de transportistas para plantearles la posición del Gobierno Autonómico en relación al debate político y social abierto por la siniestralidad vial que soporta la N-340, carretera que discurre por todo el corredor mediterráneo y que soporta una alta intensidad circulatoria.

Pese al rechazo unánime y total de las asociaciones de transportistas a cualquier medida que suponga la prohibición absoluta de la circulación de camiones en las carreteras nacionales, ya que ello supondría inculpar al sector del transporte por carretera como único responsable de los posibles accidentes que se producen en las carreteras, lo que es absolutamente incierto conforme a los datos estadísticos de siniestralidad vial que anualmente publica la Direccion General de Tráfico, sin embargo desde la Generalitat de Cataluña se planteó en la reunión celebrada ayer su intención de trasladar al Ministerio de Fomento la posible prohibición de circulación de los camiones en la N-340 a su paso por las provincias de Tarragona y de Castellón, obligando a su desvío obligatorio por la autopista de peaje AP-7.

Diferentes asociaciones de vecinos de municipios situados al sur de la provincia de Tarragona han anunciado una serie de movilizaciones, solicitando la gratuidad de la autopista AP-7 para todas las categorías de vehículos, incluidos los camiones, ya que consideran a los vehículos de transporte no responsables sino victimas del estado de seguridad vial en que se encuentra la N-340.

Desde la asociación Fenadismer siguen insistiendo en la necesidad de implementar con carácter inmediato un conjunto de medidas que reduzcan las causas que motivan los accidentes de tráfico y que fomenten el uso de las autopistas de peaje, entre otras, reducir la velocidad máxima en la N-340 en los tramos más peligrosos  estableciendo un tercer carril para favorecer los adelantamientos, e incrementar la velocidad máxima permitida en la AP-7 aplicando un programa de descuentos para hacer más atractiva su utilización.

Fuente: Fenadismer