La Dirección General de Tráfico ha puesto en marcha una campaña de vigilancia y control de las condiciones del vehículo, desde del 6 al 12 de julio, con el objetivo de concienciar sobre la necesidad de realizar un mantenimiento adecuado de todos los elementos de seguridad del vehículo, actividad totalmente imprescindible para combatir la siniestralidad.

En los controles aleatorios que se realicen, los agentes inspeccionarán principalmente los aspectos generales como los neumáticos, el alumbrado, las placas de matrícula y la documentación.

La antigüedad del vehículo supone un factor de riesgo al carecer este de los sistemas y equipamientos de seguridad implantados recientemente, además de los problemas derivados de su uso.

Los neumáticos constituyen el único y decisivo contacto con la carretera. Son los encargados de asegurar la adherencia en el empuje, en la frenada y en el deslizamiento lateral, la dirección del recorrido del vehículo deseada por el usuario  y la amortiguación de las imperfecciones del pavimento.

Su adecuado mantenimiento y correcta utilización resultan fundamentales para lograr una mayor seguridad vial. Aproximadamente un 5% de los vehículos, más de un millón, circulan con defectos graves en las ruedas, principalmente por llevar una profundidad del dibujo por debajo del mínimo legal de 1,6 mm., tener un desgaste irregular debido a una mala suspensión o una alineación incorrecta o circular con una presión errónea.

Para que la conducción se realice en condiciones de seguridad, no sólo para la persona que va al volante de su vehículo, sino para todos los demás usuarios de las vías públicas, es necesario ver bien, lo que se consigue con los dispositivos o sistemas de alumbrado de los que el vehículo ha de estar dotado.

El alumbrado de los vehículos es muy importante, unos faros y luces eficaces en la parte delantera y trasera del vehículo son la base para satisfacer debidamente la función de “ver y ser vistos”. La importancia de una buena iluminación en el tráfico rodado queda de manifiesto por el hecho, científicamente contrastado, de que el 90%de todos los datos que precisa un conductor se perciben a través de la vista, mientras que el diez por ciento restante se reciben por el oído y el sentido del equilibrio.

Las placas de matrícula deben ser perfectamente legibles y no estar deterioradas. El conductor deberá verificar que las placas de matrícula del vehículo no presentan obstáculos que impidan o dificulten su lectura e identificación, tal y como recoge el artículo 9.2 de la Ley de Seguridad Vial. Dicha infracción conlleva una denuncia que se traduce en una multa de 200 euros (100 euros si es reducida).

Llevar la matrícula ilegible es una infracción grave, pero no supone pérdida de puntos. Por otro lado, manipular la placa de matrícula puede conllevar una multa de 6.000 euros y la sustracción de 6 puntos.

La documentación del vehículo que se deberá  llevar obligatoriamente, al margen del preceptivo permiso de conducir, es la siguiente: Permiso de circulación del vehículo en el que figuran los datos técnicos del mismo y los datos de su propietario (o una autorización de la Jefatura de Tráfico en su ausencia), Tarjeta de la ITV y pegatina correspondiente, visible en la luna delantera.

Fuente: Ministerio del Interior

Visita Nuestra WebDescargaAPPS2