El ayuntamiento de Barcelona pide a la DGT revisar que el carnet B sirva para conducir motos

El teniente de alcalde de Movilidad de Barcelona, Joaquim Forn, ha anunciado este pasado martes un nuevo plan de Seguridad que incluye pedir a la Dirección General de Tráfico (DGT) que revise la norma que permite a los conductores con carnet B y tres años de experiencia al volante conducir motos y ciclomotores de hasta 125 centímetros cúbicos.

En el XXI Fòrum de Barcelona de seguridad vial, dedicado a las motos y a la valoración del riesgo, Forn ha explicado que el nuevo plan también contiene 17 medidas de sensibilización, prevención, corrección, cambios en pautas de comportamiento y de análisis de formación.

«Se trata de hacer una reflexión y estudio sobre si la gente con este tipo de carné está suficientemente preparada«, y ha remarcado que 9 de los 15 conductores que han muerto en la moto han fallecido por causas del propio conductor. El teniente de alcalde ha propuesto una formación específica para quienes ya conducen motocicleta con el carnet B, porque «no cuentan con los conocimientos técnicos de la conducción de la moto«, aunque reconoce que esta formación debería ser voluntaria, mientras que el Racc ha defendido durante el Fòrum que sea obligatoria.

El manager técnico de la Fundación del Racc, Lluís Puerto, ha constatado que hay una moto por cada dos coches y que por cada viaje interurbano en coche o furgoneta se hace uno en motocicleta, por lo que la moto ha alcanzado «un protagonismo de primer orden que ha tenido una derivada negativa en la accidentalidad«. Ha recordado que una de las reclamaciones más repetidas es la formación de este tipo de conductor de moto, que «debe pasar por una formación presencial obligatoria, teórica y práctica, que le permita controlar los riesgos que implica coger una motocicleta«; algo obligatorio en países como Inglaterra, que es la número uno en seguridad vial, por lo que quieren implantarlo en España.

La DGT apuesta por el estudio y análisis de los datos pero manteniendo «la legislación vigente«, según ha ratificado la directora general, María Seguí, también presente este martes en el Fòrum. Seguí ha apostado por evaluar los riesgos de las personas que adquieren el permiso para conducir motos a través del carné B, para saber cuánta mortalidad de hombres de 45 años -edad media de los muertos por accidente en moto- «está ligada a la impericia de ese conductor, por su falta de formación».

Seguí ha dicho que están estudiando los datos y que en cuanto tengan un informe lo «comunicarán», pero que de momento la DGT no tiene posición al respecto y va a mantener la legislación en vigor. «Se trata de evaluar en qué medida la decisión ha tenido un impacto positivo o negativo para la población, y, de ser negativo, imponer las medidas correctoras necesarias«, ha explicado.

Fuente: Europa Press

Visita Nuestra Web¡Descarga Nuestra App!