El combustible se ha abaratado ligeramente de cara a una de las fechas marcadas en rojo en el calendario de la DGT como es el 1 de agosto, cuando muchos se ponen en carretera para afrontar las vacaciones de verano.

Así, la gasolina ha sufrido un descenso en su precio del 1,06% con respecto a la última semana de julio, mientras que se sitúa un 1,36% más económica que hace un mes, figurando actualmente a una media de 1,307 euros el litro.

En lo que respecta al diésel, la bajada semanal ha sido menor, un 0,6%, sin embargo, la mensual fue más del doble, un 3,31%, cifrándose el litro en 1,138 euros de media.

Aun con todo, el precio actual del combustible es sensiblemente mayor al de principios de año, ya que a pesar de haber experimentado este abaratamiento, se ha incrementado en un 13,55% en el caso de la gasolina y en un 3,27% si hablamos de diésel. De aquí se desprende que el coste en enero, cuando el barril de crudo cotizó a menos de 50 dólares, se vio afectado por este hecho.

No obstante, ahora mismo la gasolina y el diésel están a un 8,22% y a un 13,66% menos que hace un año, fecha en la que empezó la bajada del barril de crudo. Asimismo, ambos se encuentran un 14,13% y un 21,25% por debajo de los máximos históricos, alcanzados en septiembre de 2012.