La multinacional Siemens desarrolla una solución que contribuye a hacer más eficiente el transporte. Se trata de colocar catenarias en las autopistas para los camiones y evitar que continúe su dependencia del petróleo.

Aún no tienen nombre pero, vistos así, parecen trolebuses adaptados a las mercancías (Trolecamiones). La electricidad permite a estos vehículos circular de manera más sostenible gracias al rediseño del sistema tradicional de pantografía (grabados) y catenaria, así como a un motor eléctrico.

Para que el motor funcione, necesita una fuente de alimentación. A través de una subestación eléctrica y una red de catenarias instaladas en las propias carreteras, los camiones pueden autoabastecerse sin necesidad de utilizar combustibles fósiles (Autopistas eléctricas).

Por su parte, los camiones tienen que contar con la tecnología adecuada para obtener y el transmitir esa energía al motor. Con el rediseño del tradicional pantógrafo, estos vehículos pueden conectarse y desconectarse de la red, de forma automática o manual, sin importar la velocidad a la que circulen y con la máxima flexibilidad y seguridad posibles.

En este caso, un sensor detecta el tramo en el que están las catenarias y un sistema de control inteligente permite al pantógrafo la posición adecuada para acoplarse a ellas, mantenerse sin importar el balanceo habitual de la conducción o posibles frenazos, y transmitir directamente la energía al motor. La electricidad que genera el frenado de los camiones vuelve a la red, lo que garantiza una mayor eficiencia del sistema.

Esta tecnología permite reducir de forma drástica los costes asociados al funcionamiento de los camiones y las emisiones de dióxido de carbono, lo que está en línea con la normativa Euro 6 de la Unión Europea, que obliga a los fabricantes de camiones a apostar por motores menos contaminantes.

El objetivo es luchar contra la emisión de NOx (partículas que emiten los motores diesel y que son nocivas para la salud, así como gases de efecto invernadero, causantes, entre otras, del cambio climático).

Países como Suecia o Estados Unidos han apostado por esta solución para reducir la contaminación en los puntos más transitados para camiones, con el fin de conseguir que el transporte de mercancías por carretera sea más eficiente.

Aunque el proyecto se presenta como innovador, lo cierto es que no es nada nuevo: sólo se necesita un pantógrafo y una catenaria que transmita electricidad al camión y así mover su motor.

Este tipo de carreteras puede ser la solución más fácil para conseguir que los coches eléctricos puedan hacer viajes largos sin problemas de autonomía, ya que éste es uno de los principales inconvenientes de la energía eléctrica aplicada al transporte.

Fuente: Camion Actualidad