ASTIC alerta del "efecto contagio" de la nueva normativa francesa

La Asociación de Transporte Internacional de Carretera (ASTIC) alerta de que la imposición de un salario mínimo en Francia a todos los conductores que realicen actividades de transporte en su territorio será «un enorme obstáculo» para muchas de las empresas de transporte españolas.

Si finalmente se pone en marcha esta medida, Francia exigiría todos los beneficios sociales galos para aquellos conductores que realicen actividades de cabotaje en su país, teniendo en cuenta que son de «los más elevados de Europa».

ASTIC advierte de que «todos los transportistas extranjeros que utilicen conductores en Francia sin proporcionar la certificación requerida podrán ser denunciados por trabajo ilegal«.

Desde la patronal temen que la nueva normativa francesa pueda provocar «el efecto contagio» y «un nuevo aluvión» de medidas proteccionistas de este tipo, con las que algunos países europeos quieren defenderse de la competencia extranjera.

ASTIC ha lamentado que el Gobierno español «todavía no haya actuado de forma clara y contundente contra estas amenazas para nuestro sector».

Según Valdivia, la nueva normativa francesa «evidencia la falta de criterios comunes en Europa» y considera que medidas como ésta o la ‘tasa HGV británica’, la prohibición belga y gala a los descansos semanales en el camión, el salario mínimo alemán y otras, «solo sirven para aumentar el caos normativo y crean gran inseguridad jurídica en las empresas«.

Fuente: Astic