Ayer fue la tercera jornada de huelga indefinida de Alsa en la región y todos (empresa, trabajadores y usuarios) permanecieron el día entero expectantes ante la reunión que mantuvieron las partes hasta bien avanzada la noche, en el Servicio Asturiano Extrajudicial de Conflictos.

El encuentro acabó con un preacuerdo para poner fin al paro tras más de siete horas de conversaciones. Aunque hasta que los documentos sean firmados por ambas partes el acuerdo no será oficial, tanto los sindicatos como la empresa dieron anoche por finalizada la huelga. Por su parte,Alsa garantizó que desde primera hora de la mañana los autobuses volverían a circular «con absoluta normalidad».

Sobre la mesa volvieron a ponerse los temas que han marcado a fuego el conflicto. Entre otros, hablaron del reconocimiento de un empleado como indefinido, «tras tres sentencias judiciales a su favor». Finalmente, éste volverá a trabajar en la compañía y se pactó la retirada de una sanción de siete días a otro trabajador. En cambio, el trabajador que había sido despedido tras ser sorprendido robando combustible no será reincorporado como en algún momento de la negociación había exigido el comité de empresa.

Fuente: El Comercio