Cuáles son los alimentos más recomendables para garantizar la seguridad alimentaria en la carretera y qué se debe tener en cuenta para evitar intoxicaciones alimentarias en verano.

A veces en verano se realizan viajes largos que obligan a poner en el coche las maletas y llenar el depósito de gasolina, además de preparar una despensa para aguantar las horas de trayecto por carretera. La elección de los alimentos que se introduzcan en ella dependerá no solo de su influencia en la conducción (pueden alterar la concentración y los reflejos), sino que también se debe prestar atención a los que pueden suponer un mayor riesgo de intoxicación alimentaria, como las preparaciones con huevo si no es posible conservarlas en frío.

Si para viajar en verano la opción elegida es el coche, además de preparar el itinerario, las paradas (si el trayecto es largo) y revisar el vehículo para evitar imprevistos, también conviene prever que habrá que comer algo por el camino. Por tanto, la comida será una parte importante del viaje. Una de las posibilidades es llevar la comida de casa, de manera que se puede parar cuándo y dónde se decida, sin necesidad de tener que estar buscando restaurantes o bares donde sirvan algo de comer. Pero esta alternativa obliga a planificar lo que se consumirá y disponer de un poco más de espacio para guardar los alimentos en el automóvil.

Alimentos en ruta

No planificar las comidas al iniciar un viaje en coche puede llevar a problemas gastrointestinales que se pueden prevenir con algunas pautas de manipulación y planificación adecuadas. En el momento de preparar la comida para el trayecto se debe tener en cuenta un factor fundamental: si se dispone o no de nevera para conservarla a temperaturas adecuadas. Si hay posibilidad de refrigerar los alimentos, se podrán llevar productos como ensaladas. Pero, de no ser así, es decir, si no hay nevera, los alimentos más adecuados son:

  • Frutos secos.
  • Cereales.
  • Frutas y verduras.
  • Bocadillos de pan integral o sándwiches.
  • Ensalada de pasta, de arroz o de patata.
  • Conservas que no requieren frío hasta que se abren.
  • Agua embotellada.

Algunos consejos:

  • Desayuna bien. Con esto nos referimos a pararte a desayunar en un restaurante un desayuno de campeones, por ejemplo: omelet con verduras y frijoles, sándwich integral, enfrijoladas, fruta con yogurt y cereal, entre otros. Manejar es muy cansado por lo que es importante iniciar el día con mucha energía.
  • Toma agua natural continuamente. Mantenerte hidratado es básico para evitar el sueño y el cansancio.
  • No abuses del café, el café puede ser buen compañero, pero no se debe abusar en su consumo ni utilizarlo como sustituto del sueño.
  • Realiza diversos descansos durante el viaje, bájate del auto, realiza algunos estiramientos y verás como tu viaje en carretera será todo un éxito.

 

Durante el verano, que es cuando se alcanzan temperaturas más altas, la comida no puede estar fuera de la nevera más de una hora, sobre todo si se llegan a temperaturas de 30 ºC o más. Uno de los factores más importantes, por tanto, para garantizar la seguridad alimentaria durante el viaje es el tiempo y el mantenimiento de los niveles de temperatura seguros.

Si un alimento está entre 5 ºC y 65 ºC (conocida como la zona de peligro) durante más de dos horas, el resultado puede ser la proliferación indeseada de patógenos. Según las investigaciones realizadas en este campo, el número de bacterias puede multiplicarse cada 20 o 30 minutos, en especial en productos como leche o huevos. Y se calcula que la carne fresca puede llegar a la zona de peligro en los primeros 10 minutos en el coche. Así que será muy importante contar con una nevera que permita guardar ciertos alimentos en frío.

Verano, vacaciones y alimentos

El verano es uno de los periodos del año más delicados en cuanto a seguridad de los alimentos se refiere. Año tras año, las advertencias de las autoridades sanitarias se centran en la manipulación de los alimentos para prevenir intoxicaciones, que aumentan durante esta época. Y lo hacen por varios motivos. Primero, porque se dan las circunstancias para que así sea, es decir, las temperaturas más altas son las que favorecen el desarrollo de las bacterias. También se incrementan porque, durante las vacaciones, se tiende a la relajación, lo que lleva a menospreciar ciertas pautas fundamentales en la manipulación de alimentos. Otra razón es el aumento de comidas que se realizan al aire libre, donde los controles no son los mismos que en la cocina.

Algunos de los errores más comunes que se cometen durante el verano son no respetar las temperaturas adecuadas de conservación de los alimentos, cocerlos de manera insuficiente o no mantener las condiciones de higiene necesarias, como lavarse las manos de forma periódica.

La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) recomienda, para prevenir las intoxicaciones en verano, seguir estas diez reglas de oro cuando se cocina en casa:

  • 1. Consumir alimentos que hayan sido tratados o manipulados de manera higiénica.
  • 2. Cocinar bien los alimentos.
  • 3. Consumir de inmediato los alimentos después de ser cocinados.
  • 4. Un alimento cocinado es un alimento higienizado.
  • 5. Calentar suficientemente los alimentos cocinados.
  • 6. Evitar el contacto entre los alimentos crudos y los cocinados.
  • 7. Asegurar una correcta higiene de la persona que manipule los alimentos y una limpieza adecuada de todas las superficies de la cocina.
  • 8. Mantener los alimentos fuera del alcance de insectos, roedores y animales de compañía.
  • 9. Usar solo agua potable.
  • 10. No consumir alimentos perecederos que estén expuestos a temperatura ambiente.

Fuente : Consumer