AdBlue: lo que todo conductor diesel debería saber

Nuevas normativas de emisiones, nuevas tecnologías anticontaminación, más sistemas de los que el conductor debe ser consciente a la hora de llevar a cabo el mantenimiento de su automóvil. Si eres cliente de automóviles diésel, y en los próximos años vas a renovar tu vehículo, será mejor que te familiarices con la denominación AdBlue. En los últimos meses ya hemos asistido a la llegada de un sinfín de modelos equipados con motores Euro VI, una implantación progresiva que se irá completando poco a poco hasta que todos ellos cumplan con una normativa que obligará a que muchos diésel se adapten gracias a la tecnología AdBlue.

En definitiva. Si aún no sabes que es el AdBlue te recomendamos que sigas esta guía que hemos preparado para aclarar algunas dudas al respecto, detalles que es importante conocer, especialmente si tienes pensado adquirir un diésel en los próximos años.

¿Por qué la necesidad del AdBlue?

La única solución que encontrarán muchos fabricantes para superar la normativa de emisiones Euro VI en sus diésel será la utilización de un sistema y un aditivo de tipo AdBlue.

Hubo un tiempo en que la industria del automóvil se fijó un objetivo común de reducir las emisiones de CO2, responsable, entre otras cosas, del efecto invernadero, y según muchos expertos, el calentamiento global. La preocupación por el CO2 y los compromisos para reducir las emisiones de los coches siguen presentes, pero en ese proceso, junto a otras razones de fondo que no vienen al caso, los diésel ganaron popularidad. Fue entonces cuando entró otra preocupación en juego, la del NOxotro contaminante asociado a la combustión del gasóleo muy pernicioso para la salud. Con la entrada en vigor de la normativa Euro VI, Europa también pondrá cerco a las emisiones NOx, de forma que el AdBlue se convertirá, en muchos casos, en la única solución para neutralizar en buena parte esos gases contaminantes y seguir comercializando vehículos de gasóleo, aunque más limpios que los que se fabricaban hasta la fecha.

¿Qué es el AdBlue?

No vamos a entrar en detalles demasiado profundos, sino en las repercusiones que tendrá el uso generalizado de AdBlue en nuestros hábitos al volante o en el mantenimiento de nuestro coche. AdBlue es la denominación comercial de una solución acuosa de urea en un porcentaje de aproximadamente el 32,5%. La urea es un compuesto químico presente, sobre todo, en la orina. El AdBlue no es tóxico, pero sí corrosivo. Con lo cual no correremos peligro al manipularlo, pero debemos tener ciertas precauciones y procurar que la carrocería de nuestro coche no entre en contacto con el líquido y limpiar cuidadosamente cualquier derrame accidental.

¿Todos los diésel utilizarán a partir de ahora AdBlue?

Salvo honrosas excepciones, lo normal es que los diésel más potentes y en vehículos de mayor tamaño tengan que recurrir inexorablemente a este aditivo.

Por suerte no, pero sí un gran porcentaje de ellos. La capacidad de un fabricante para conseguir que sus motores de gasóleo superen la Euro VI sin necesidad de este aditivo dependerá de su tecnología. Haciendo una generalización muy rápida, veremos como algunos motores de baja cilindrada, en turismos pequeños, no requieren de un sistema AdBlue y son capaces de recibir la homologación Euro VI con un catalizador físico – los denominados NOx trap – que sintetizan buena parte de sus emisiones. Generalmente, los diésel más potentes y en vehículos de mayor tamaño, exigirán el uso de un sistema AdBlue.

¿En qué consiste el sistema AdBlue?

La implementación del dispositivo depende de cada fabricante. El AdBlue es esencialmente un aditivo y como tal requiere de un sistema que lo suministre y haga uso de él. Este aditivo no se mezcla con la gasolina, sino en un cilindro situado a la salida de los gases de escape, junto con otros catalizadores (o integrados en estos) y el filtro de partículas. En ese dispositivo el AdBlue se pulveriza para lograr un proceso químico por el cual los gases a altas temperaturas provocan que el AdBlue genere amoníaco y este descomponga las moléculas de NOx en Nitrógeno y H2O (agua), que lógicamente son menos nocivos para la salud y el medio ambiente.

¿Cuál es el precio del AdBlue? ¿Cuanto me costará recargar el depósito?

El consumo de AdBlue es muy pequeño comparado con el de combustible y su coste casi despreciable en términos comparativos. El precio de un litro de AdBlue no llega al precio de un litro de gasóleo. Sobre el coste de la recarga en revisiones periódicas, lo mejor es consultarlo con la marca y el taller de confianza, aunque un precio sobre los 30 o 40 euros podría ser una referencia en la mayoría de los casos. Hay casos, como el de Porsche España, en el que nos han asegurado que la recarga de AdBlue será gratuita para todos sus clientes. Lo cual es de agradecer, puesto que motores diésel como los estrenados por el Macan requieren una recarga de AdBlue entre periodos de mantenimiento. El cliente puede elegir si hacerla él mismo o acudir a su taller oficial, en el cual le realizarán la recarga gratuita.

¿Qué cuidados debo tener si mi coche utiliza AdBlue?

El AdBlue no requiere de hábitos especiales en nuestra conducción, como sí requieren, y muy poca gente sabe, otros sistemas anticontaminación como los filtros de partículas. Pero evidentemente estamos hablando de un aditivo, que por ende se agota y requiere de recargas periódicas. Si compras un diésel moderno, es importante que consultes si es compatible con la Euro VI y en tal caso si utiliza el aditivo AdBlue.

La propia marca debería informarte sobre los periodos de recarga, que en muchos casos se corresponden con los periodos de mantenimiento del coche, es decir, con los cambios de aceite, filtros y revisión periódica.

¿Como sé si el depósito de AdBlue se está agotando?

Aunque muchos fabricantes opten por diseñar sus motores para que los periodos de recarga de AdBlue coincidan con los periodos de mantenimiento, esa máxima no siempre se cumple, o incluso nuestro propio estilo de conducción podría provocar que el depósito se agotase antes de tiempo. Todo coche que utilice AdBlue debe incorporar un sensor que detecte que el aditivo se ha agotado y nos avise para realizar la conveniente recarga. En conversaciones con diferentes fabricantes llegamos a la conclusión de que todos ellos dejan un margen muy holgado para evitar problemas. Es importante conocer el funcionamiento de nuestro coche, pero generalmente el avisador de bajo nivel de AdBlue no es tan urgente como el de bajo nivel de combustible, como mínimo deberíamos tener margen para recorrer cientos de kilómetros.

¿Qué sucede si se agota completamente el depósito de AdBlue? ¿Funcionará mi coche? ¿Se estropeará el motor?

Mala noticia para aquellos que descuidan los periodos de mantenimiento de su coche. Ya os decíamos que en el momento en que el nivel de AdBlue es bajo, y con margen más que suficiente, la centralita del coche enviará una advertencia que nos recomendará recargar el aditivo. Si hacemos caso omiso de la advertencia y continuamos circulando hasta agotar por completo el depósito, nuestro coche entrará en modo fallo y dejará de funcionar. Una vez más esa es la información que nos han hecho llegar los fabricantes. No parece que haya riesgo de averías, pero el coche dejaría de funcionar porque sencillamente sin AdBlue no cumpliría con las especificaciones para las cuales fue homologado.

Fuente: http://bit.ly/1qQYmPH

 

Visita Nuestra Web¡Descarga Nuestra App!