Acuerdo sobre los nuevos pesos y dimensiones en autobuses y camiones

En abril, el Parlamento Europeo votó en el Pleno sobre su Informe relativo a los pesos y dimensiones máximas de determinados vehículos de carretera en la UE. Posteriormente, en junio, el Consejo alcanzó un acuerdo sobre las nuevas reglas que regirán los pesos y dimensiones máximos de los camiones, autobuses y autocares.

El Comité de Representantes Permanentes ha aprobado, en nombre del Consejo, un acuerdo transaccional alcanzado con el Parlamento Europeo sobre las excepciones en los tamaños máximos actuales de camiones y autobuses para mejorar la seguridad vial y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Entre otros, destacan los siguientes aspectos:

El uso de combustibles limpios, como la electricidad o el hidrógeno, será promovido autorizando un aumento de peso de hasta una tonelada para los vehículos que utilizan estos combustibles, siempre que se demuestre que esas tecnologías son las que provocan ese peso extra. Sin embargo, este peso adicional no se puede utilizar para aumentar la capacidad de carga del vehículo.

El peso máximo de los autobuses se incrementará en 1,5 toneladas. El nuevo peso tendrá en cuenta el incremento en el peso medio de los pasajeros y su equipaje y de los nuevos equipamientos impuestos por las normas de seguridad. Esto debería fomentar el transporte público sin causar una mayor erosión en las carreteras.

La combinación del transporte por carretera y transporte por ferrocarril, vías navegables interiores y mar hace que sea posible el uso de todo un sistema de transporte más eficiente. Las nuevas normas autorizarán un aumento de 15 cm de longitud del vehículo para el transporte de contenedores de 45 pies en el contexto de una operación intermodal. Hasta ahora, el transporte de este tipo de contenedores por carretera requiere de complicados procedimientos administrativos.

Comprobación de sobrecarga en los vehículos: con el fin de permitir a las autoridades de inspección detectar mejor la sobrecarga, los Estados miembros deben empezar a identificar los vehículos en circulación que son propensos a superar el límite de peso y por lo tanto deben ser revisados. Esta identificación se puede llevar a cabo por medio de mecanismos integrados en la carretera o a través de sensores de a bordo en vehículos que comunican datos de forma remota a las autoridades de pesaje. Los datos de a bordo también deben ser puestos a disposición del conductor. Cada año, cada Estado miembro debe realizar un número adecuado de controles de peso de vehículos. El número de estos controles debe ser proporcional al número total de vehículos inspeccionados en el territorio del Estado miembro al año. Las disposiciones de verificación del vehículo se aplicarán seis años después de la entrada en vigor de la Directiva.

La regla actual sobre vehículos extralargos no cambia. Esto significa que los Estados miembros podrán seguir permitiendo la circulación de vehículos que excedan las normas de la UE en su propio territorio, siempre que al hacerlo no afecte significativamente a la competencia internacional. Esto afecta al transporte de grandes cargas, por ejemplo los vehículos forestales especializados o al uso de vehículos combinados largos.

La Directiva entrará en vigor a los veinte días de su publicación en el Diario Oficial de la UE. Después de la publicación, los Estados miembros tendrán dos años para transponerla, es decir, para adoptar las disposiciones nacionales para cumplir con ella. Será revisado tres años después de la fecha límite de transposición.

Fuente: Asintra