¿En qué consiste el nuevo régimen de control de la Estiba y a qué vehículos afecta?

DURANTE UNA INSPECCIÓN EN CARRETERA SE PODRÁ SOMETER UN VEHÍCULO A INSPECCIÓN DE LA SUJECIÓN DE SU CARGA A FIN DE COMPROBAR QUE NO INTERFIERA CON LA CONDUCCIÓN SEGURA, NI SUPONGA UN RIESGO PARA LA VIDA, LA SALUD, LA PROPIEDAD O EL MEDIO AMBIENTE.

Las primeras denuncias formuladas por la autoridades en materia de estiba son ya una realidad y ello ha traído consigo un importante desconcierto en el sector, siendo muchas las dudas generadas las cuales trataremos de ir resolviendo. Ya dimos unas breves pinceladas de lo que supondría la entrada en vigor el 20 de mayo de la nueva normativa por la que se regulan desde entonces las inspecciones técnicas en carretera de vehículos comerciales que circulen en territorio español. Pues bien, y ya tratando de profundizar sobre el tema, queremos centrarnos esta vez en el aspecto concreto de la inspección de la sujeción de la carga, uno de los elementos que está siendo objeto de control por las autoridades en carretera y que afecta a la inmensa mayoría del parque móvil del transporte.

Centrando el tema tenemos que, en relación a la primera cuestión que planteamos y de conformidad con lo que señala el artículo 11 del RD 563/2017, de 2 de junio, el régimen de inspección de la sujeción de la carga tiene por objeto “comprobar que en todas las situaciones de funcionamiento del vehículo, incluidas las situaciones de emergencia y las maniobras de arranque cuesta arriba, el cambio de posición de las cargas entre sí, contra las paredes o las superficies del vehículo sea mínimo”, así como también, que “las cargas no puedan salirse del espacio de carga ni desplazarse fuera de la superficie de carga”, todo ello con la finalidad de comprobar que, bien sea derivado de situaciones de emergencia o imprevisto en carretera tales como un frenazo, aceleren o volantazo del vehículo (por ejemplo, para evitar una colisión o esquivar algún objeto que se encuentra cruzado en la vía), o bien producido por maniobras propiamente naturales de la conducción, como puede ser la reanudación de la marcha en cuesta, el movimiento de las mercancías resulte prácticamente inexistente por no decir nulo.

En relación a la segunda cuestión tenemos que el artículo 2 de la norma determina como ámbito de aplicación del régimen de inspección de la sujeción de la carga el de los “vehículos comerciales que circulan por el territorio español, con independencia del Estado en que se hayan matriculado, con una velocidad nominal superior a 25 km/h”, pertenecientes a una serie de categorías, dentro de las cuales cabe destacar las siguientes: “vehículos de motor diseñados y fabricados principalmente para el transporte de mercancías, con una masa máxima superior a 3,5 toneladas” (vehículos de las categorías N2 y N3), “remolques diseñados y fabricados para el transporte de mercancías (…) con una masa máxima superior a 3,5 t” (vehículos de las categorías 03 y 04), así como los “vehículos comerciales ligeros de la categoría N1 con un peso inferior a 3,5 t dentro de los controles e inspecciones que se puedan realizar a este tipo de vehículos”, es decir que, todos los camiones con un peso máximo superior a 3,5 t, así como los remolques en idéntica masa y los vehículos comerciales ligeros (aquellos destinados para el transporte de mercancías o pasajeros con fines comerciales o profesionales cuyo peso máximo no exceda de 3,5 t), podrán ser en definitiva objeto de inspección técnica en carretera en lo relativo, entre otros, al estado de sujeción de la carga. En sucesivos números iremos desgranando mas cuestiones relacionadas con el nuevo régimen de inspección de la estiba en carretera.