Nuevo Real Decreto que regula el transporte de productos pesqueros

Este martes entró en vigor el nuevo Real Decreto que regula el transporte de los productos pesqueros. La nueva norma ya no responsabiliza al transportista de la confección del documento del transporte, una vieja reclamación de las asociaciones sectoriales.

En el Boletín Oficial del Estado de el pasado martes, 23 de junio, se ha publicado el Real Decreto 418/2015, de 29 de mayo, por el que se regula la primera venta y el transporte de los productos pesqueros, que deroga el Real Decreto 1822/2009.

El Real Decreto aprobado regula de manera integral la primera comercialización de la totalidad de los productos pesqueros, ya sean de origen marino o de aguas continentales, procedentes de la actividad profesional, estableciendo la trazabilidad de dichos productos. Por ello, el Decreto regula asimismo el transporte de los productos pesqueros, que debe estar amparado por la documentación correspondiente.

En este sentido, el nuevo Real Decreto 418/2015 ya no responsabiliza al transportista de la confección del documento de transporte, pese a desconocer los datos obligatorios que debía contener dicho documento: el nombre y pabellón del buque pesquero, el lugar en que se realizó la importación del envío, el nombre del armador y del consignatario, las cantidades de pescado por especies y su denominación científica y comercial, entre otras.

El nuevo Real Decreto recoge la propuesta planteada en su día por las organizaciones de transportistas y establece expresamente que la responsabilidad de confeccionar el documento del transporte, corresponde al concesionario de la lonja o establecimiento autorizado del puerto, que tendrán la obligación de entregárselo al transportista, salvo en algunos supuestos limitados en los que las comunidades autónomas podrán autorizar al transporte la confección del documento de transporte.

Cada documento tendrá un código identificativo único que incluirá una serie de datos identificados conforme al modelo que elabore cada comunidad. Las lonjas y establecimientos autorizados dispondrán de un plazo de doce meses para adaptarse a la nueva regulación aprobada.

Fuente: Fenadismer