La responsabilidad sobre la adecuada estiba de la mercancía recaerá en el titular de la autorización de transporte, pudiendo hacerse extensible en determinados casos al conductor. Además, y en tanto la carga no se encuentre correctamente sujetada podrá decretarse por las autoridades la inmovilización del vehículo.

El 20 de mayo de 2018 es la fecha señalada para la entrada en vigor de la Nueva Normativa por la que se regularan en adelante las inspecciones técnicas en carretera de vehículos comerciales que circulen en territorio español. En el caso particular del transporte de mercancías, comprenderá además la introducción de normas sancionadoras sobre la estiba de las mercancías en los camiones, imponiéndose de esta manera obligaciones para que la carga se encuentre sujeta de forma que “no interfiera con la conducción segura, ni suponga un riesgo para la vida, la salud, la propiedad o el medio ambiente”. Así, se viene a modificar significativamente la regulación actual sobre la estiba de la mercancía en camiones ya que hasta ahora la única referencia que existía venía recogida en el artículo 14 del Reglamento General de Circulación donde no se establecían requisitos específicos sobre la sujeción de la carga más allá de que se encontrase bien sujeta. España se une de esta forma a otros países de nuestro entorno, fijando así de esta manera un criterio único a nivel europeo sobre las inspecciones y la estiba de las mercancías en los camiones.

Desde entonces, toda mercancía habrá de ir sujeta por medios de retención capaces de soportar toda una serie de fuerzas generadas por la aceleración/deceleración del vehículo: hacia delante, el peso de la carga multiplicado por 0,8; en sentido lateral y marcha atrás, el peso de la carga multiplicado por 0,5, además de impedir en todos los casos la inclinación longitudinal o transversal de la misma.

Por su parte, y para el cumplimiento de ese fin, podrán utilizarse uno o varios de los siguientes métodos de retención: retención por las paredes resistentes de la carrocería (graneles); inmovilización mediante lonas o redes; amarre o tope directo con cadenas, bancadas especiales, cuñas o similar; fijación por rozamiento mediante amarre superior material antideslizante.

En cuanto al proceso de inspección, consistirá en una evaluación visual a través de la cual, se comprobará el uso correcto y número necesario de medidas para la sujeción de la carga, el cálculo y revisión de la tensión en cinchas, correas, cables o cadenas, la eficacia de la sujeción y la verificación de los certificados, en caso de que se llevasen, clasificándose las deficiencias en leves (sujeción correcta aunque susceptible de alguna recomendación en materia de seguridad), graves (si cabe la posibilidad de un desplazamiento o vuelco de la carga) o peligrosas (en caso de que suponga un peligro directo a la seguridad del tráfico).

Con todo esto, la Dirección General de Tráfico (DGT) prevé la realización de más de 15.000 inspecciones al año en esta materia, lo que afectará al 5% de los vehículos matriculados cada año.

Desde Lextransport Grupo disponemos de una dilatada experiencia tanto en Formación (Presencial/Online) como en Asesoramiento Legal y Jurídico sobre la Estiba de la Carga segura.