¿Me pueden multar por tocar el Claxon?

 

 

Las sanciones pueden ir desde los 80 hasta los 6.000 euros, si infringimos alguna normativa municipal de ruidos. En realidad el claxon solo está permitido tocarlo en tres situaciones concretas, según indica el código de circulación. ¿Sabes cuáles son?

 

–       Para evitar un posible accidente y, de modo especial, en vías estrechas con muchas curvas.

–       Para advertir, fuera de poblado, al conductor de otro vehículo el propósito de adelantarlo.

–       En situación de emergencia. Como por ejemplo, llevar a una persona al hospital en un vehículo particular.

 

Tocar el claxon en otras situaciones que no sean éstas te puede resultar caro por absurdo que te parezca. Así que si eres de los conductores que va saludando a la gente con un toque de bocina; o sueles avisan al conductor de delante de que el semáforo se ha puesto en verde, o en un atasco, eres de los que toca insistentemente el pito como si con ello los coches se fueran a esfumar, que sepas que te la estás jugando.

 

Multas por contaminación acústica.

La razón de ser multado por tocar el claxon cuando no procede es porque se está generando ruido, y por tanto, se está contaminando acústicamente el ambiente. Pero la bocina no es el único elemento generador de contaminación acústica. Por ejemplo, llevar el volumen de la radio demasiado alta al pasar por un núcleo urbano o una zona de descanso es también sancionable. Cada municipio tiene su propia normativas local sobre ruidos, e incurrir en este tipo de delito acústico puede llegar a salirte muy caro.

 

Fuente: Euro taller.