Las juntas arbitrales del transporte

EL DEPÓSITO Y ENAGENACIÓN DE LAS MERCANCÍAS ANTE LAS JUNTAS ARBITRALES DEL TRANSPORTE: PROCEDIMIENTO Y OTRAS CUESTIONES.

Las Juntas Arbitrales del Transporte podrán actuar corno depositarias de las mercancías en los casos en que el porteador las retenga por razón de impago, cuando surjan impedimentos al transporte y no puedan solicitarse instrucciones, así como en el supuesto de no poder realizarse la entrega.

Ya en números anteriores desarrollamos acerca de la facultad del porteador en aquellos casos en que se produzcan impedimentos en el momento de la entrega de las mercancías de proceder entre otras al depósito de las mismas por medio de tercero o ante las Juntas Arbitrales de Transporte. Pero, ¿cómo es el procedimiento encaminado precisamente a esa finalidad y en concreto respecto de estas últimas?

La Ley que regula esta cuestión de manera especifica: la Orden FOM/3386/2010, de 20 de diciembre, por la que se establecen normas para la realización por las Juntas Arbitrales de Transporte de funciones de depósito y enajenación de mercancías, determina que su iniciación se produce por medio de solicitud escrita y formulada por persona legitimada, en la que se especifiquen entre otros datos los relativos a la identificación de las partes, la descripción del envío con indicación de su valor, según factura comercial o albarán, así como acerca de lo convenido en cuanto al lugar de entrega, pago o plazo para el transporte, todo lo cual habrá de acompañarse de la documentación pertinente a efectos de su prueba.

A partir de ahí, el presidente de la Junta, previa o simultáneamente a la constitución del depósito, deberá comprobar las mercancías mediante su examen, en el lugar en que se encuentren, o bien disponiendo que sean trasladadas para ese fin, al lugar donde aquel vaya a constituirse. A tales efectos el depósito se realizará en los locales de los que disponga la Junta y en caso contrario con la conformidad del solicitante podrá acordarse que el depósito se efectúe en el propio establecimiento de que aquel disponga, responsabilizándose de su custodia y conservación, sin perjuicio de su derecho a percibir el importe de los gastos ocasionados.

Por otra parte, previo igualmente a la constitución del depósito se emplazará simultáneamente al cargador y al destinatario a fin de que manifiesten lo que a su derecho convenga en cuanto a la controversia. Asimismo, podrá acordarse por el presidente cuando así lo considere la designación de un perito a efectos de que informe acerca de las características de la mercancía y su posibilidad de enajenación por partes, sin menoscabo de su valor, entre otros aspectos que sea necesario conocer y así se le indique.

En cuanto a la enajenación de las mercancías, la norma prevé tanto la subasta como la posibilidad de venta directa en determinados supuestos, incluso su realización por medio de persona o entidad especializada, pública o privada. Por último, el presidente de la Junta, una vez liquidados los gastos, pagará las cantidades obtenidas a las personas que tengan acreditado su derecho, si bien en caso de no alcanzarse se seguirá la siguiente prelación de pagos: gastos soportados por la Junta, peritos, almacenaje y actividades complementarias a este, precio y paralizaciones ocasionadas al porteador.