El nuevo régimen de control de la estiba a fondo

PROFUNDIZANDO EN EL NUEVO RÉGIMEN DE CONTROL DE LA ESTIBA: TIPOS DE INSPECCIONES TÉCNICAS EN CARRETERA Y CLASIFICACIÓN DE LAS DEFICIENCIAS SOBRE LA BASE DE LOS RESULTADOS DE LA INSPECCIÓN TÉCNICA INICIAL, EL INSPECTOR DECIDIRÁ SI EL VEHÍCULO O SU REMOLQUE DEBEN SOMETERSE A UNA INSPECCIÓN TÉCNICA MÁS MINUCIOSA EN CARRETERA PUDIENDO CLASIFICARSE LAS DEFICIENCIAS HASTA EN TRES CATEGORÍAS DISTINTAS.

En anteriores publicaciones comenzábamos desgranando algunas de las cuestiones más reseñables de la entrada en vigor del nuevo régimen de control de la estiba, centrando entonces nuestra exposición en lo relativo a los vehículos afectados por la norma. En esta ocasión nos detendremos en dos nuevos aspectos, cuales son los relativos a los diferentes regímenes de control de la estiba previstos por la norma (las denominadas inspecciones técnicas iniciales y otras de carácter más minucioso, todas ellas susceptibles de llevarse a cabo en carretera) y la clasificación de las deficiencias.

Antes desarrollar cada una de ellas, es importante señalar que, respecto de las iniciales, en la selección de los vehículos se podrá dar prioridad a los explotados por empresas con un perfil de riesgo alto (dicha calificación vendrá determinada entre otros, por la gravedad de las deficiencias apreciadas en el tiempo), pudiendo incluso seleccionarse al azar, y todo ello sin discriminación por motivos de nacionalidad del conductor o del país de matriculación o de puesta en circulación del vehículo industrial, y teniendo en cuenta la necesidad de reducir al mínimo los costes y los retrasos ocasionados a los conductores y a las empresas.

En relación a los diferentes tipos de inspección y comenzando ya a decir sobre las mismas, en cuanto a las iniciales, tendrán estas por objeto la comprobación del último certificado de inspección técnica periódica y el informe de inspección técnica en carretera, si están disponibles, o justificantes electrónicos de estos, que deben conservarse a bordo del vehículo, así como también podrá realizarse una inspección visual del estado técnico del vehículo e incluso, en relación al estado de la sujeción de la carga del vehículo. En tales casos, la norma habilita a los inspectores a llevar a efecto los controles por cualquier método que se estime apropiado. A partir de ahí, y sobre la base de los resultados de esa primera inspección podrá acordarse el sometimiento del vehículo o su remolque a una segunda, de carácter más minuciosa, sobre aquellos elementos que se consideren necesarios y pertinentes. Para estas últimas se podrá recurrir al empleo de unidades móviles o acordarse su realización en una de las estaciones ITV fijas más próximas al lugar del vehículo.

En relación a la segunda de las cuestiones que planteábamos, la norma prevé la clasificación de las deficiencias en tres tipos diferentes, en función de su gravedad:

a) deficiencias técnicas leves, que no tienen un efecto significativo en la seguridad del vehículo ni impacto en el medio ambiente, y otros incumplimientos leves.

b) deficiencias graves, que pueden perjudicar la seguridad del vehículo o tener un impacto en el medio ambiente o poner en peligro a otros usuarios de la carretera, así como otros incumplimientos más importantes.

c) deficiencias peligrosas, que crean un riesgo inmediato y directo para la seguridad vial o que tienen un impacto en el medio ambiente. Asimismo y para terminar, es preciso señalar que en el caso de que un vehículo presente defectos dentro de más de una de las categorías señaladas se clasificará conforme a aquella que resulte más grave.