Concienciación, Asesoramiento y Formación: claves de la seguridad vial

Excesos de velocidad, conducir sin hacer uso del cinturón de seguridad o no someter el vehículo a los correspondientes mantenimientos, son según datos de la Dirección General de Tráfico, las infracciones más habituales que los conductores cometen al volante.

La última campaña de vigilancia de la conducción en carreteras convencionales llevada a cabo por la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil ha supuesto la denuncia de casi 30.000 conductores, entre más de medio millón de vehículos detectados. Y de todas ellas, sin duda alguna, la reina de las infracciones sigue siendo el incumplimiento de los límites de velocidad (18.664 conductores denunciados en solo una semana). A esta infracción, le sigue aunque a mucha distancia las denuncias por no utilización del cinturón de seguridad (1.554), y las relativas a la falta de mantenimiento de los vehículos (1.218). Por su parte, el uso del teléfono móvil al volante sigue siendo una de las infracciones más comunes (771), y en este sentido, es preciso aclarar que incluso, la norma prohíbe la utilización de auriculares mientras se conduce (en total, se han denunciado a 79 personas por este motivo). Mas grave siguen siendo sin duda la utilización de vehículos a motor y ciclomotores bajo los efectos del alcohol y las drogas. Los últimos resultados han supuesto la denuncia de un total de 1.507 conductores (1.079 por alcohol y 428 por causa de drogas) por estos hechos.

Todos estos datos y especialmente los últimos (dada su evidente gravedad), no vienen si no a poner de manifiesto la poca conciencia que tienen algunas personas a la hora de ponerse al volante.

Lamentablemente, la formación de nuestros conductores termina en el mismo momento en que superan el examen teórico – practico dirigido a la obtención del permiso de conducción, y ello a pesar del constante cambio y evolución que sin embargo, experimentan las normas reguladoras en esta materia. Ley de Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, Reglamento General de Circulación, así como el de Vehículos, por citar solo unos ejemplos, son algunas de las normas que han experimentado cambios de especial relevancia en los últimos tiempos. Entre otras novedades, ¿sabía que, salvo excepciones, ya no se permite llevar a los bebes en el asiento del copiloto?

Sin duda alguna, el adecuado asesoramiento legal en todas estas cuestiones y sobre todo, la formación continua de los conductores se presentan hoy día, como la mejor solución dirigida a hacer frente a los problemas que genera la conducción de vehículos a motor y ciclomotores. En definitiva, conciencia, asesoramiento y formación, tres pilares básicos sobre los que se asienta el concepto actual de seguridad vial: el primero de ellos, dirigido a hacer ver a los conductores la importancia que supone la adopción de conductas adecuadas al volante, dirigidas a potenciar la seguridad y minimizar al máximo los riesgos; el segundo, dirigido a informarles y orientarles legalmente acerca de aquellas cuestiones y novedades que como conductores más les afectan, en especial las derivadas de las constantes reformas legislativas en esta materia; el tercero y último, relativo a la formación y dirigido principalmente a la permanente actualización y renovación de los conocimientos adquiridos como conductores.